Inicio * FAQ * Enlacemonos * Radio Colonia Online * Radio El Mundo Online *


¿Quousque tandem abutere, Cristina Kirchner, patientia nostra? ¿Quam diu etiam furor iste tuus nos eludet? ¿Quem ad finem sese effrenata iactabit audacia?


EL PUEBLO QUIERE SABER: Todos los días se descubren nuevos actos de latrocinio y corrupción del kirchnerismo. ¿Cuánto le costará al país los desmadres del KIRCHNERATO?

miércoles, 19 de noviembre de 2014

Mejor ponte a leer: El mexicano como ignorante

Mejor ponte a leer   Fuente 
Desde que Facebook determina las vidas de los humanos post modernos, nos hemos dado cuenta que todos los días es “día de algo”, día de la tierra, día del agua, día del aire, día de la evasión fiscal, día de la mujer, día del hombre, día de los derechos del extraterrestre, día de una gota caída, y por supuesto, hoy es el Día Internacional del Libro que fue decretado por la UNESCO. Y tomo uno de esos tantos días que se celebran para hablar de los libros, porque la verdad que la lectura es muy importante.

Lo he repetido varias veces, vivimos en una sociedad que no fomenta la sabiduría, por el contrario, fomenta la ignorancia y la imbecilidad con el fin de que los humanos puedan ser más fácil de someter y no cuestionen el sistema en el que viven. Y no, no estoy sugiriendo que al leer te vuelvas un subversivo, pero tal vez sí que seas más crítico con tu entorno. Lo voy a decir aunque duela, pero hay una diferencia notoria entre las personas que leen y las personas que no leen. Se nota la diferencia cuando platicas con alguien que agarra constantemente un libro, y cuando platicas con otro que no lee. El primero tiene un léxico más amplio y además tiene cierto dominio de los temas que se hablan. Cuando no lo tiene se muestra más ávido por saber algo de dicho tema porque es su naturaleza cultivarse. Cuando hablas con una persona ignorante que no lee, notas un poco dominio de los temas de los que se hablan y solamente puede dominar trivialidades.

No importa el tema (exceptuando los libros de “auto ayuda” estilo Carlos Cuauhtémoc Sánchez), los libros te dan una visión más amplia del mundo en el que vives. No importa si es literatura, novela histórica, política, poesía, ensayos, y a veces hasta libros técnicos. Todos tienen algo que decir, y desde su trinchera te abre los ojos ante un mundo que desde una posición frívola parece pequeño y repetitivo. Leer fomenta el espíritu y no sólo eso, desarrolla tu capacidad creativa. Sobre todo en el caso de las novelas donde nosotros los lectores tenemos que imaginarnos los escenarios donde esta se desarrolla, lo cual es bueno para nuestras neuronas.

Insisto en la diferencia entre las personas que leen y no leen. La percepción que tienen del mundo los primeros es diferente a la que tienen los segundos. No es lo mismo un mundo condicionado y prefabricado a la medida de los medios de comunicación que solo gustan de mostrar una muy pequeña parte de la realidad a sus consumidores, que un mundo amplio visto desde la perspectiva de los diferentes autores que se leen en los libros, que generalmente tienen ese objetivo, transmitir conocimiento. No se trata de discriminación porque la realidad es palpable y es innegable. Es como si se hiciera la comparación de aquella persona que hace ejercicio y va al gimnasio frente a aquella a la que se le ve postrado ante un sillón viendo televisión con una hamburguesa grasienta en mano. Esa diferencia sería evidente en el físico. Bueno, pues en este caso, la diferencia en el intelecto es igual de abismal.

La gente no lee libros porque le da pereza pensar. Pero en realidad no es un hábito tan difícil de adquirir. El abrir un libro implica algo de esfuerzo, empezando por la búsqueda del tema que se quiere leer, y sobre todo, por el esfuerzo que implica leerlo. Pero al haberlo hecho, ya existe una posibilidad de que se pretenda adquirir otro, y luego otro, y otro, y así, se forma un círculo virtuoso. Es importante comenzar por un tema que no sea difícil de entender (lo cual no quiere decir de ninguna manera que se compre un libro de un pseudo autor de cuarta) y que el lector neófito sepa que le puede gustar. Al leer dicho libro se le abrirá “un poquito” la visión del mundo, lo cual podrá hacer que quiera saber más y por ende, busque comprar más libros.

La televisión en cambio no requiere de un esfuerzo mayor al de agarrar un control remoto y sentarse en el colchón. Es más fácil ver una historia contada con contenido multimedia, y no niego que algunos de los contenidos sí le puedan dejar algo al individuo (más cuando se refiere a películas o documentales), pero no invita a usar la imaginación, todo está dado. En la TV queda menos tiempo para reflexionar. Mientras en el libro uno hace pausas y relee el párrafo para entender todo lo que va implícito en este, en la TV todo pasa continuamente (yo al menos no he visto a alguien que tenga la práctica de usar mucho el “pause” para meditar sobre lo que se dijo).

La experiencia de la lectura es totalmente fructífera y redituable. No solo porque es necesario tener bases para entender lo que pasa en nuestro entorno, sino porque la verdad, el ignorante huele a ignorante por todos lados.

El mexicano como ignorante Fuente

Me gusta ser insistente en la cuestión de la lectura, porque de verdad veo muy difícil que un pueblo profundamente ignorante pueda salir adelante si no se logra hacer un cambio. Son muchos los factores, la educación, las instituciones, la cultura, pero parte también es responsabilidad de las personas que deciden no leer. El título es sugerente, hablar del mexicano como ignorante es confrontativo, y muchos incluso me dirán que es un insulto. Pero el título está basado en estadísticas fundamentadas. En México no se leen más de 2 libros por promedio. En Alemania, el 60% de la población tiene el hábito de la lectura, en Japón el 91%, en Argentina el 17%, en Chile el 18%, ¿Y en México? Sí, 2%. Solo 2 de cada 100 personas tiene el hábito de la lectura y la verdad, se nota.

Creo que hay que asimilar donde estamos parados, y nuestra realidad es dura. Parece un insulto, pero no es mi afán, más bien la realidad es insultante. Leer en México parece una cuestión de minorías, -¡Los que leen son intelectualoides desadaptados, hipsters, tetos, teólogos persignados, rojillos subversivos! ¿Cuándo van a sacar la fiesta papaloy?-.

Triste es ver como otros países latinoamericanos nos rebasan por goleada, símbolo de que su cultura se fortalece más que la nuestra. Argentinos, chilenos, brasileños. ¿Qué estamos haciendo mal? Yo creo que muchas cosas. No se trata de leer con el fin de “mejorar nuestras estadísticas”, se trata de que tengamos una sociedad más cultivada. No importa que tengamos herramientas a la mano si no hay voluntad. Lugares para comprar libros los hay pero poca gente va a adquirir uno, bibliotecas no hay tantas por la poca demanda, pero varias escuelas y universidades poseen una. Y qué decimos de Internet que es un mar de conocimiento y lo que abundan son personas pidiendo vidas para Candy Crush en Facebook, tomándose fotos con Instagram en el baño.
¿Qué nos hace falta para interesarnos un poco más por la sabiduría? ¿Los mexicanos habrán entendido ese ignorance is bliss y por lo tanto no se quieren amargar con tanto conocimiento? No lo creo. Es la falta de cultura y la falta de voluntad. No hemos aprendido a valorar la lectura, han existido iniciativas que emergen desde la izquierda o hasta de afines a la derecha política, pero no se ha hecho lo suficiente.

No sé si tiene que ver también con los esfuerzos para cultivar este hábito. Muchas personas me comentan que sienten aversión a la lectura porque cuando iban en la secundaria porque les pusieron a leer El Quijote. Yo creo más bien que se deben de introducir a los niños y jóvenes a la lectura con libros no solo de su edad, sino que les pueda gustar. Un libro que me ayudó a meterme en la lectura fue El Diario de Ana Frank. Tenía 15 años solamente y la verdad que el libro me impresionó, así también a varios de mis compañeros.

Lamentablemente en México el ambiente no incentiva mucho el hábito por la lectura. Doña Tele (Televisa sobre todo) fue nuestra nana. Y digo, entiendo perfectamente que nos hayamos identificado con caricaturas o películas que marcaron nuestra infancia, es algo totalmente sano. Pero Televisa ha generado una especie de cultura nociva sobre la sociedad, como el casi único medio poseedor de toda la verdad. Incluso algunos comerciales ridiculizaban la intención de cultivarse intelectualmente. Además, al tener una sociedad que no lee y ve mucha televisión. No habrán muchas personas que nos inviten a tomar un libro.

No sé que tan fácil sea salir adelante si no tenemos el hábito de leer. Una sociedad ignorante es una sociedad poco educada, es una sociedad manipulable, y no solo eso, es una sociedad con menos herramientas para ayudar a que su país salga adelante. Algunos me dicen ¡Mira a los argentinos, se creen muy cultos, y tienen un gobierno tan corrupto con los Kirchner! Yo les digo, sin afán de ensalzar a los argentinos que ya de por sí tienen un autoensalzamiento de nacimiento: ¡Si ellos que son relativamente más cultos que nosotros están así ¿Entonces cuanto nos hace falta a nosotros?!

Tarea, pónganse a leer e incentiven la lectura en sus seres más cercanos.



No hay comentarios:

Publicidad


Photobucket

Publicidad

 photo Laura-web_zps5b8a06ee.gif Photobucket

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Publicidad

 photo Estudio-juridico-puricelli-pinel450x100_zpsdea8ab8a.gif
CCFVLS
+++++
+++++

Enlacenos

****************
****************

Noticias, opinion y actualidad

Entidades - Asociaciones - ONG - Partidos Políticos


Arte - Cultura - Educación - Formación - Historia - Cine – Series

Entretenimiento - Humor - Juegos

Empresas - Servicios - Tecnología - Mujer - Moda – Belleza

Seguidores