Inicio * FAQ * Enlacemonos * Radio Colonia Online * Radio El Mundo Online *


¿Quousque tandem abutere, Cristina Kirchner, patientia nostra? ¿Quam diu etiam furor iste tuus nos eludet? ¿Quem ad finem sese effrenata iactabit audacia?


EL PUEBLO QUIERE SABER: Aníbal Ibarra fué destituido por su responsabilidad en Cromagnon. ¿Cuando se reunira el congreso para destituir a Cristina Fernández de Kirchner por su responsabilidad en la tragedia del tren en Once?

Publicidad


Photobucket

lunes, 21 de abril de 2014

HUMO

HUMO -mucho humo- PARA TODOS Y TODAS Para tratar de hacer un poco de historia, aquí van las 20 "cortinas de humo" que nos hicieron tragar los "K" a lo largo de la ¡dékada Kaganada! ¡ES OBLIGATORIO SU PERTINENTE REENVÍO! 1) ¿Alguien recuerda a los "Libre.ar", los celulares del Estado para competir con Movistar, Personal, Nextel y Claro? ¿Dónde podría conseguir uno de ésos aparatejos móviles? 2) ¿Recuerdan el gigantesco revuelo que se armó con el delirante proyecto de la "Isla Demarchi", que sería el "Nuevo Polo Audiovisual" de la Argentina? ¿Dónde está el aplaudidor Pablo Echarri, que saltaba y gritaba en el acto encabezado por Cristina? En realidad era para relocalizar el barco casino. 3) ¿Alguien se anima a desempolvar la mayor reforma judicial y policial de la historia, lanzada en el 2004, tras el "blumbergazo"? ¿Dónde está el FBI o la Agencia Federal de Investigaciones que prometió Néstor? ¿Dónde se hacen los juicios por jurados? ¿Dónde quedó el fin de la boleta sábana para mejorar la calidad institucional de los sufragios? ¿Dónde está escondido el ex ministro de Justicia Gustavo Béliz, autor de todas esas iniciativas? 4) ¿Alguno podría evocar el "Plan para Inquilinos" para que paguen una cuota equivalente a un alquiler y de esa forma adquiriesen una vivienda propia? 5) ¿Y los radares 3 D que el Invap iba a poner en el Norte del país para que no siguiera "lloviendo droga", según denunció la Corte Suprema de Justicia? 6) ¿Y todas las obras que se iban a hacer para no incrementar el déficit energético? ¿Alguien sabe algo de las represas de Garabí, Chihuidos o Barrancosa Condor Cliff? ¿Se conoce el paradero del Gasoducto del NE para Corrientes, Misiones, Chaco y Formosa? ¿Si Atucha 2 está lista, por qué no genera ni un solo MW para el sistema interconectado? ¿Y los Parques de Vientos en la Patagonia? ¿Y la energía solar en la Puna? 7) ¿Dónde están los miles de km de autopistas que se iban a construir? ¿La 9 hasta Salta, la 7 hasta San Luís, la 8 hasta Pergamino, la 22 y 23 en Río Negro, la 33 y 34 en Santa Fe, la 14 hasta Misiones, la 11 hasta Resistencia, la que uniría Córdoba con Río Cuarto, la 3 entre Comodoro y Caleta Olivia, el cuarto carril de la General Paz, la autopista sobre el eje Huergo-Madero, la finalización de la autopista Illia, el tercer carril en la autovía a La Plata, la autovía sobre la 6 para circunvalar todo el conurbano, etc,. etc.? 8) ¿Dónde está el tren bala a Rosario, Córdoba, Mendoza y Mardel? ¿Dónde están los trenes rápidos a Ezeiza, la electrificación del Roca y el San Martín? ¿Dónde está el tren a Chile, desde Mendoza, el tren a las nubes que iba a cruzar los Andes hasta el país trasandino, el "tren de los pueblos" hasta Uruguay, el transpatagónico biocéanico de Santa Cruz, el cordón ferroviario de Rosario, el de Barranqueras en Chaco, el subte de Córdoba, el tren a Avellaneda desde Retiro, o las putas tres estaciones de subte desde Plaza de Mayo (línea E), cuyas obras nunca finalizan? 9) ¿Dónde están los planes federales de viviendas uno y dos que nunca se terminaron? Ahora, se les da plata en sorteos a la propia gente, luego de los escándalos con entrega de viviendas a cargo de Hebe de Bonafini, Sergio Shocklender, Luis D'Elía y Milagro Sala. Las villas duplicaron su extensión y altura durante la década Kaganada. 10) ¿Qué pasó con el plan para urbanizar las mil villas de emergencia que tienen Capital y el conurbano? No hay error de tipeo, son un millar de asentamientos espantosos, con dos millones de hacinados. 11) ¿Por qué no se avanzó nada más que cuatro por ciento en las obras de cloacas en el país? Todavía la mitad de la población de toda la Argentina carece de dichos servicios sanitarios... ¡Una vergüenza nacional!. 12) ¿Qué pasó con los grandes pasos y puentes del país? Pircas Negras (La Rioja) y Aguas Negras (San Juán) son uniones físicas estratégicas hacia Chile. El puente Reconquista Goya, sobre el Paraná, sigue brillando por su ausencia. Lo mismo ocurrió con el meneado Buenos Aires-Colonia. 13) ¿Y los 20 mil millones de dólares que llegarían de China? Al final, terminaremos dándole nosotros miles de millones a cambio de los ferrocarriles que nos enviarán desde allá. 14) Y los 20 hospitales que se construirían con retenciones a la soja?, porque las retenciones se hicieron y se siguen haciendo pero ¿los hospitales... ? 15) ¿Hace falta decir que el "submarino nuclear" que anunció Nilda Garré fue otra "mise en scene"? o se le agotó la batería... 16) ¿Qué pasó con las conferencias de prensa cada 15 días de NK, el traje a rayas para los evasores de impuestos, la normalización del Indec y el nuevo índice de medición de costo de vida? 17) ¿Alguien recuerda en qué quedó la reforma financiera para gravar esta renta anunciada con bombos y platillos por el hoy diputado nacional e impresentable alcahuete de Carlos Heller? 18) Hagamos memoria: ¿Y la tarjeta para hacer transparentes los planes sociales para que se conociera toda la información sobre sus beneficiarios? 19) El vendido y entregador de docentes Hugo Yasky (quién no movió un dedo por sus compañeros maestros atropellados en Río Gallegos por Daniel Varizat), sabrá que alguna vez le prometieron el reconocimiento a la Central de Trabajadores Argentinos (CTA) 20) Para el final, un compilado de delirios K para todos:Heladeras, autos, bicicletas, plasmas y electrodomésticos para todos. Carne porcina, milanesas y merluza para todos. La ropa para todos. y ¡¡¡Miseria e impuestos asfixiantes para todos (y todas)!!!

domingo, 20 de abril de 2014

NACIÓN

Pasión, Muerte y Resurrección de una Nación “¿Cómo habían podido llegar al punto de que el fundamento de la democracia se viese amenazado por un sistema judicial deficitario?” Henning Mankell Más allá de confirmar que, como había supuesto, el Ministro de Economía, con su “índice de precios al consumidor nacional urbano”, lo único que ha hecho es un nuevo dibujo de menores dimensiones respecto al que nos había acostumbrado Patotín hasta su viaje a Roma, lo cierto es que, en sólo tres meses, Bambino Kiciloff ha escamoteado casi tres puntos porcentuales de inflación; si sigue así, llegaremos a fin de año con 12% debajo de la alfombra. Nótese que ese ocultamiento, por sí solo, duplica o, en muchos casos, triplica la inflación anual de nuestros vecinos. Como en el FMI nadie se chupa el dedo, difícil resultará llegar a un acuerdo que, a su vez, permita cerrar un trato con el Club de Paris, con vistas a volver a los mercados voluntarios de crédito, y la temperatura de la crisis volverá a crecer a partir de julio de este año, cuando los dólares de la soja hayan desaparecido. En este sentido, resultará útil escuchar qué dijeron el martes, cuando los invité al programa semanal que conduzco por www.canaltlv1.com, Susana Merlo, ex Subsecretaria de Alimentos y ex Directora de Canal Rural, y Agustín Monteverde, economista, para hablar de la realidad del campo y de la soja, el estado de las finanzas públicas y escuchar sus previsiones; puede verse la entrevista haciendo click en https://www.youtube.com/watch?v=ri4OyiZpxXg. El Gobierno coincide con el pronóstico de complicaciones graves para el segundo semestre, a punto tal que sus primeras espadas en la Cámara de Diputados (Kunkel y Di Tullio, entre otros) presentaron sólo ahora, cuando ha perdido el control de la calle, un proyecto de ley que -¡oh, milagro!- pretende regular la protesta social y, cuando ésta fuera “ilegítima”, sea disuelta por la policía o, como será el caso, por la Gendarmería; debe ser preocupante mirarse en el espejo anticipado de la Venezuela en ebullición. Con ello y con el pase de gorra ante los organismos internacionales, el mamarracho que constituyó el “modelo” ha perdido los últimos jirones de un “relato” que se ha desflecado por completo pero que, durante diez años, le permitió convencer a tantos y comprar a muchos, y hoy ha dejado en evidencia qué fue en realidad: un obsceno sistema de acumulación de poder para robar empresas y dinero público, aún a costa de la muerte y del hambre de miles de argentinos. Pero el objetivo de esta nota, y la razón de su título, es enunciar algunos puntos básicos sobre los cuales todas las fuerzas no kirchneristas debieran coincidir para transformarlas en políticas de estado –o sea, aquéllas que se extienden más allá de varios períodos de gobierno, cualquiera sea el partido gobernante-, firmando un pacto que permita resucitar a la Nación, que estará en coma 4 cuando doña Cristina, por las buenas o por las malas, deba entregar la banda y el bastón presidenciales a su sucesor. Lo primero que nuestro país debe hacer es recuperar la confianza de propios y extraños, muchos de ellos curtidos por tantas décadas de desaguisados, sobre todo en la economía. Sin ella, nos resultará imposible obtener las inversiones indispensables para desarrollar un potencial que, desde hace más de un siglo, nunca se ha transformado en realidad. Los cientos de miles de millones de dólares que los propios argentinos tienen en el exterior (o en los colchones), por sí solos, bastarían pero, hasta que constaten que volver no significa asumir riesgos que superen al propio negocio, seguirán siendo nada más que cifras en un papel. Tenemos una Constitución Nacional, o sea, un contrato social que hemos firmado para convivir en comunidad; nunca la hemos respetado, como tampoco lo hemos hecho con los códigos y demás leyes que reglamentan las obligaciones y los derechos que ella nos impone y nos otorga. Mucho hemos hablado, todos, de la libertad; sin embargo, ninguna sociedad es verdaderamente libre hasta que no se transforma en esclava de la ley, y el ejemplo siempre debe provenir de la cabeza, es decir, de quienes tienen a su cargo las mayores responsabilidades del Estado, pero cada uno de nosotros tiene un papel a desempeñar y debemos ajustar estrictamente nuestro proceder a ese texto. Creo que todos coincidimos en que los principales temas a discutir hoy por la ciudadanía, y por quienes pretendan representarla en los comicios, deben ser: la inseguridad, el narcotráfico y el lavado de dinero, la salud y la educación públicas en todos sus niveles, la colonización y el funcionamiento de la justicia, la corrupción generalizada y su impunidad, el unitarismo fiscal de un país teóricamente federal, la indefensión de la nación, la inexistencia de leyes migratorias, el colapso de nuestra moneda, el gasto público y la desaforada inflación, la desmesurada presión impositiva, la desintegración de los organismos de control, las reelecciones indefinidas en ámbitos públicos, la inexistencia de planificación en materia de infraestructura y el actual estado de ésta, la recuperación el autoabastecimiento energético, la reinserción social de los ni-ni, la informalidad laboral y las relaciones internacionales y el papel geopolítico de la Argentina en el mundo. Por mi parte, he formulado algunas propuestas concretas, que pueden verse clickando en http://egavogadro.blogspot.com.ar/2012/02/la-argentina-que-quiero.html. Sin embargo, hasta ahora no he escuchado a ninguno de los partidos políticos expresar claramente qué piensan hacer respecto a cada uno de esos temas fundamentales; en algunos casos, pocos, los precandidatos en danza se oponen a medidas concretas del Gobierno y, aunque reconozco que esa actitud ha sido esencial para impedir nuevos avances del kirchnerismo sobre la república, no han dejado de constituir hechos aislados. Es indispensable que los ciudadanos exijamos que se pongan de acuerdo (como empezará a hacerlo UNEN el martes) en la forma de encarar a lo largo de mucho tiempo cada drama de los enumerados, lo firmen todas las fuerzas democráticas y las expliquen públicamente. Sólo así dejaremos de elegir nuevos mesías, a quienes entregamos la suma del poder, y después nos lamentamos al descubrir que, una vez más, se nos ha engañado y se nos ha hundido aún más en la ciénaga inmunda en que nos debatimos hace décadas. El mundo nos sigue dando oportunidades que no merecemos, y debemos rogar que se nos permita, al menos, alcanzar el último coche del tren del progreso. Si lo perdemos, si las desperdiciamos, la Argentina dejará de ser un país viable y habrá muerto, como nación soberana, en el fondo de cenizas del baúl de la historia de la humanidad. Sin una justicia independiente, seria y rápida nada podrá ser posible pero, con ella, todo lo será, porque habrá recuperado su rol de último custodio e intérprete de la Constitución, y podrá obligar a su estricto cumplimiento, tanto por parte de las autoridades cuanto de los ciudadanos de a pie. Hoy, aunque no los utiliza, la Corte Suprema dispone de remedios para hacer cumplir sus fallos al Poder Ejecutivo; sin embargo, cuando hoy es desobedecida y se limita a lamentarse como si fuera un mero testigo, o cuando se transformó en un instrumento indispensable para ejecutar la falsa política de derechos humanos de los Kirchner, tolerando y respaldando tantos simulacros de juicios, degrada su función legal y denigra a sus integrantes, por muchos lauros académicos y conductas republicanas exhiban en sus antecedentes personales. El próximo martes, a las 20:30 hs., siempre por www.canaltlv1.com, el invitado será el Dr. Alejandro Fargosi, representante de los abogados en el Consejo de la Magistratura, con quien conversaré sobre estos temas y, en especial, sobre el presente de ese órgano del Poder Judicial. Espero que, en esta Pascua de Resurrección –y en este Pésaj- a los argentinos se nos conceda la gracia de vislumbrar, al menos, el final de un camino de decadencia y desintegración como sociedad, que iniciamos hace muchas décadas, para poder reinsertarnos entre las comunidades civilizadas del mundo y, sobre todo, para ofrecer a nuestros hijos y nietos un país digno, libre, democrático, justo y republicano, capaz de verse Nación. Bs.As., 20 Abr 14 Enrique Guillermo Avogadro Abogado

viernes, 18 de abril de 2014

ERNESTO SANZ

POR AHORA CONSIDERO A SANZ COMO EL ÚNICO CON PASTA DE ESTADISTA. Estado, corrupción, equidad e inseguridad: Apuntes para el martes ‪#‎22A‬ El martes 22/04 se presentará en sociedad el Frente Amplio UNEN, un acuerdo político-programático entre Elisa Carrió, la UCR (hoy día conducida por Ernesto Sanz), Fernando Solanas, Hermes Binner, Margarita Stolbizer y otros. En verdad, es regresar a 2009, cuando en Provincia de Buenos Aires una coalición similar logró una gran elección y horas después estalló por los aires cuando Cristina Fernández de Kirchner invitó a un diálogo (tramposo, por cierto, para ganar tiempo). En los comicios de 2013, en Ciudad de Buenos Aires, se intentó dejar atrás todo eso, y el resultado fue tan promisorio que, un poco por eso y otro tanto porque no hay otro proyecto posible, intentarán darle más amplitud y alcance nacional a la experiencia aliancista. ¿Qué posibilidades tiene de sobrevivir? Ya se verá. Aquí una entrevista a Ernesto Sanz de Raúl Acosta para LT8 de Rosario: Ernesto Sanz: "¿Sabe cuál es la dificultad de los políticos en Argentina? La mía incluida, la de no poder hablar de orden, de orden democrático. Porque el orden ha quedado tan pegado, y tan devaluado, a la más oscuras de las épocas, que fue la del Proceso, que finalmente no podemos hacernos cargo de que el orden democrático es un valor de la democracia, una virtud de la democracia." -Mi compañero, con quién hacemos este programa es hincha de Newell’s y yo, por aquello de que las camisetas no se cambian, soy hincha de Colón de Santa Fe, allí me crie. Esta provincia es bicéfala, usted debería saberlo. -Mire, tanto lo sé que vamos a tener problemas con usted esta tarde, porque yo soy tatengue. Tiene una explicación. Yo viví en Santa Fe, estudié de abogado en Santa Fe, me recibí ahí, entonces vivía a tres cuadras de la cacha de Unión. Soy de Boca, soy bostero. -Y en esa época se podía tener la otra camiseta, que era de la 1ra. B. -Hice la que hacen todos los estudiantes. Los que van a Rosario eligen entre Newell’s o Central, los que van a Santa Fe, eligen Unión. Colón, los que van a La Plata eligen entre Estudiantes y Gimnasia. Y yo, siendo de Boca, elegí Unión porque la tenía cerca. Pero tanto lo elegí que me iba a las tardes, con el mate, a ver los entrenamientos, porque mi primer año en Santa Fe fue cuando el Toto Lorenzo tuvo aquel equipo. Futbolero de alma, me iba a ver hasta los entrenamientos. -¿Dónde nació? -San Rafael, Mendoza. -Pero no tiene tanta tonada. -Pero se dan cuenta muchos. A nosotros los mendocinos nos confunden con los chilenos a veces. -¿Cuántos años de radicalismo? -¿Cuántos años yo? Yo soy producto de la generación de Raúl Alfonsín. En el año '82 era presidente de la Juventud de mi Ciudad. Así que imagínese, hace muchos años. -La cuestión del radicalismo en Argentina, es supervivencia. De hecho es uno de los partidos de verdad, con territorio. Usted me dice Alfonsín y creo que usted está al borde; la generación que viene después creo que no va a tener ninguna culpa, ni de Alfonsín ni De La Rúa. Son las dos culpas con las que el Radicalismo se mueve en un bipartidismo agomizante y hace que uno termine por explicar lo inexplicable: un partido con todo el territorio que finalmente, a esta fecha, está discutiendo su identidad y mezclándola. -Yo no quiero tener culpa por lo de Alfonsín y lo de De la Rúa. Es más, si alguna culpa tiene mi generación, creo que ya la pagó. Yo quiero ser parte de la generación que viene a saldar esas deudas y a saldar esas asignaturas. -Bueno, ahí está. Uno de los líos que tenemos en nuestro país es de quiénes son las culpas. El peronismo viene incurso en todas las culpas desde 1943, y cada tanto trae una nueva mirada y vuelve a ser inocente. Cuando toman los Kirchner lo primero que confiesan es su inocencia de Menem, después confiesan su inocencia de Duhalde, y después resulta que no es así sino que hay una genética común que los identifica. Y quien venga… -Y quien venga va a confesar la inocencia de Kirchner. Pero no le quepa la menor duda. Pero ya están preparando el manual. El tomo I de por qué el kirchnerismo fue un fracaso. -El otro día le escuché a usted en un programa de televisión una frase piola: así como el radicalismo o la oposición debe aprender a gobernar, planteaba usted que el peronismo tenía que aprender a ser oposición. Lo que pasa es que no sé si fue creado para ser oposición. -Creo que se van a tener que acostumbrar, a partir de este turno. Porque ya se están teniendo que acostumbrar a algo que nunca tuvieron en sus manos, que es la administración de un final de ciclo propio. En los años '50, en los '70 y en los '90 el peronismo no tuvo que administrar final de ciclo propio. En los '50 y en los' 70 porque hubo golpes, en los '90 porque se lo trasladaron a la Alianza al final del ciclo. Pero ahora no hay excusas, ahora están administrando un final de ciclo propio. Así que vamos a ver cómo les va. -Tenía 3 o 4 temas para hablar con usted, aprovechando que es un hombre leído. Uno es el Estado de Bienestar. La sociedad occidental a lo que apunta, por el partido que sea, es al Estado de Bienestar. Y no puede haber Estado de Bienestar si no hay trabajo sobre la cosa pública, mucho más importante que sobre la cosa privada. De allí que el costado bueno del radicalismo es el que incide sobre el Estado, el del socialismo que incide sobre el Estado y el del peronismo el que incide sobre el Estado. El peronismo apuntó a la justicia social como un barniz del Estado de Bienestar. Pero lo que no hay en Argentina es Estado de Bienestar. Y cuando uno lee los teóricos lo que plantean es que a través de un armado partidario, donde aparecen los conceptos, y después un resumen donde, como el Estado de Bienestar es lo superior, todos se ponen de acuerdo. Acá están desapareciendo los partidos y de hecho que no se ponen de acuerdo con el opositor. Perdimos el Estado de Bienestar. -Sí. Yo tengo una concepción del Estado de Bienestar quizás diferente al de algunos teóricos. El Estado de Bienestar es aquel que puede conjugar dos motores esenciales que son la generación de riquezas y la distribución con equidad. Y en la generación de riqueza hay mucho más mercado que Estado y en la distribución con equidad está el Estado, y la sociedad civil aprovechando esas oportunidades. En la Argentina nosotros no hemos tenido nunca, a mi juicio, esa conjunción entre un mercado que funcione bien –un mercado que funcione bien significa con equilibrios, sin injusticias-, un Estado que distribuya con equidad y una sociedad civil que aproveche las oportunidades. El día que conjuguemos esos tres factores estoy seguro que vamos a vivir en un país diferente. -Otra de las cuestiones que quería tratar con usted es lo que se llama guerra de guerrillas. La guerra de guerrillas es una tesis foquista, de uno, dos, cien Vietnam. En realidad lo que plantea es distraer al elefante poniéndole fuegos de hormiguitas en varios lugares. Creo que el kirchnerismo, con la oposición, hace eso. Cada día una huevada, algo mínimo, una coyuntura para quitarle la visión macro o la visión general. Y ustedes son medio pavotes, entran en la juego, y se dejan embaucar. Y peleando la coyuntura hoy terminamos peleando el piquete. -No. Es cierto que la oposición en Argentina no ha podido articular una agenda propia en los últimos tiempos. Eso es verdad. Y además esa verdad se ha trasladado al terreno electoral y, si usted quiere, la foto más trágica fue la de la elección del 2011, donde la tragedia no fue que ganara alguien con el 54% de los votos sino que la tragedia fue que el segundo midiera más de 40 puntos de diferencias. Eso es lo que marca que ahí ha habido una falencia grave. Pero me parece que eso se está corrigiendo. Estamos frente a un final, más que de ciclo, de época y se está reconstruyendo una oposición diferente. De hecho, el martes que viene, el 22, lanzamos el Frente Amplio UNEN, que es una noticia, a mi juicio, la noticia más relevante de la política de este año, y creo que eso va a significar que ya no haya una agenda del gobierno que pueda obligar sino que va a haber una agenda diferente. Debo reconocerle sí, porque sería necio no hacerlo, que durante muchos años este gobierno con su agenda nos involucró a todos. Eso es verdad. -La otra cuestión sobre esto es que usted me dice que este Frente Amplio UNEN del 22, que de hecho creo que es importante, ojalá esta vez alguno de los actores que van a subir ahí después no se suban a un corcel blanco o se vuelvan valquirias diciendo “la verdad está conmigo”, como ha sucedido en el 2009… -Hemos aprendido. -Ojalá. Sobre eso la otra cuestión sería esta: ese es un frente y del otro lado el peronismo también está suponiendo la posibilidad de frentes. Lo que me digo es, el hecho partidario, que es la única fragua posible para tener más dirigentes mañana, ¿está disminuido? -Sí. El sistema de partidos políticos en Argentina sufrió un enorme retroceso. Sobre todo el bipartidismo nacional, pero en general el sistema de partidos políticos porque la explosión del 2001, 2002, se llevó puesto no solamente un sistema económico, que fue el de la convertibilidad, sino que se llevó puesto a todo un sistema político. Y lo que se reconstruyó en estos años –y ahí viene también esto de la agenda del gobierno- fue algo muy inarmónico, muy invertebrado, muy desequilibrado. Se reconstruyó un oficialismo, nada más, al amparo del Estado, del poder, usando y abusando del poder, y el resto de los partidos políticos todavía no han logrado reconstruirse. -El sector del kirchnerismo es un Ejecutivo fuerte. De ahí viene un hiperpresidencialismo, pero ese Ejecutivo fuerte ¿era necesario? -Recuperó la autoridad del Estado. -Déjeme seguir, porque ese Ejecutivo fuerte otra cosa que hizo fue asestarles a usted, a los radicales, el golpe mortal. El golpe mortal fue que se llevase a un dirigente como Cobos diciendo que la transversalidad era posible, y se llevó a un radical que tenía voto0, consenso y pasado. Que Cobos tenga futuro es un problema de ustedes, yo no lo votaría jamás, porque quien traiciona dos veces puede traicionar tres. Pero lo que digo es lo siguiente: el golpe mortal al radicalismo fue que un hombre como Cobos aceptase estar allí. -Ha dicho tantas cosas en este minuto y medio que déjeme que tome respiro y conteste de a uno. Permítame terminar la idea anterior, lo que se reconstruyó a partir del 2001, 2002 fue un sistema muy desequilibrado, el oficialismo al amparo del poder, usando y abusando del poder y la oposición todavía no logró reconstruirse. Creo que lo del martes 22, insisto, lo del FAU, va a ser muy fuerte en términos de reconstruir ese equilibrio político. -Claro, si esa imagen está en un escenario y usted ve lo que está allí, se encuentra que está todo el pensamiento progresista puesto allí. Un solo peligro: en ese pensamiento progresista no está el PRO. Se lo aviso desde ya. Si ese pensamiento progresista incluye al PRO deja de ser pensamiento progresista, se lo aviso ya. -Quédese tranquilo, que vamos a ser custodios de que esa construcción tenga, al final del camino, dos palabras con C que son muy importantes: competitividad y coherencia ideológica. Con eso vamos a equilibrar el sistema. Ahora, usted me apuntó con el dedo, déjeme que me defienda. Usted tiene razón en algo que fue muy fuerte y que le puedo asegurar que nos dolió mucho y nos costó mucho superar. En el momento que veníamos levantando la cuesta después de lo de De la Rúa, Kirchner con lo de la transversalidad le apuntó al radicalismo para hacerlo desaparecer y se llevó no sólo a Cobos, se llevó a gobernadores e intendentes, que eran la imagen de gestiones exitosas que nosotros necesitábamos para recuperarnos. Así que fue un golpe, usted dice mortal, intentó hacernos desaparecer, pero por suerte había gente que se quedó en el partido –no hablo de mí, hablo de muchos otros-, que nos quedamos. -Si quiere doy la línea media: Morales, Sanz, Aguad. -Nos quedamos, bancamos, vino la 125, las luces se posaron sobre el Congreso, la sociedad se dio cuenta que había radicales que se habían quedado, luego vino el voto no positivo de Cobos, y nosotros estamos vivos hoy. Estamos tan vivos que nos sentimos protagonistas fundamentales de la construcción de este FAU, Frente Amplio UNEN. -En la ciudad de Rosario primero, y en la provincia de Santa Fe después, y debido a que Obeid levantó la Ley de Lemas, esta alianza viene existiendo desde la caída de Usandizaga y lo que subió a la provincia fue una entente con los restos del radicalismo y el socialismo. Y de ahí en adelante siguió eso, acá se llama Frente Progresista Cívico y Social. Y tal vez lo que no tenga es un acta, pero tiene factos, tiene hechos. En esos hechos el radicalismo es el extendido en el territorio, hay una cabeza socialista, hay un acompañamiento de la democracia socialista, y acompañamiento que para mí son insólitos, porque que esté Javkin, que tiene que tolerar a la Carrió, pero está. -Tiene una mirada sobre Carrió.... -Pero la podría tener sobre Macri si se inscribe en esto. -Yo me considero uno de los protagonistas de la construcción de este frente y debo decirle que, cuando arrancamos, yo también tenía las dudas. Una personalidad como la de Carrió hasta dónde puede aguantar esta construcción. Debo decirle, después de 4 meses, y cuando estamos por lanzar esto el próximo martes, que Carrió ha actuado con una enorme vocación de construcción. Y Pablo Javkin al lado ha sido muy útil en esto. -Pablo Javkin es de los de la generación que se va a quedar con el país, generacionalmente... -Es de la generación que tiene muchas responsabilidades. -Le confieso que esto que converso con usted lo converso con un amigo del alma, que es Pino. -¿Usted es amigo de Pino? -Desde el año sesenta y pico. Desde Cine y Liberación. Le pregunto y me dice: “Bigote, cambió. Lo que pone Lanata, la joda, es cierto. Cambió”. -Cambió. Incluso el propio Pino ha tenido una generosidad espectacular. La primera charla que tuvimos, en enero, sobre el frente, nos juntamos a charlar y él dice “a mí me gustaría hablar de fracking”, y yo sé para dónde iba porque él está en contra. Y yo justo soy autor de un proyecto de presupuesto mínimo ambientales de fracking y él quería hablar. Entonces le digo “Pino, ¿qué tal si dejamos esto a un costadito y lo venimos a buscar dentro de un tiempo? y ahora empezamos a hablar de cosas profundas para ir construyendo. Y después, cuando vengamos a buscar lo del fracking en una de esas se transforma en una pavada”. Y Pino tiene una enorme vocación de construir. Pino está en una etapa de sus vida, no voy a decir esa frase hecha de más allá del bien y del mal porque no es así, aprendió después de tantas idas y vueltas de la vida, con los dirigentes políticos, que está con una vocación de construir algo diferente extraordinaria. Y está poniendo muchas ganas. -Él me cuenta una frase de Perón, que es de donde somos originarios él y yo, me cuenta que Perón dice: “vea Pino, si en una negociación usted se lleva el 50%, pague el asado”. Del siglo pasado hay dos problemas, ya que citó a Pino, no está resuelta la justicia social y ese lío entre orden y libertad está haciendo refusilar la democracia. -Lo escuchaba cuando venía para acá, cuando estaba hablando del tema de los piquetes, y esa es la cuestión de orden y libertad. -Cuando Kirchner dijo que el piquete era una forma de diálogo nos sonó para siempre, porque no es una forma de diálogo. -¿Sabe cuál es la dificultad de los políticos en Argentina? La mía incluida, la de no poder hablar de orden, de orden democrático. Porque el orden ha quedado tan pegado, y tan devaluado, a la más oscuras de las épocas, que fue la del Proceso, que finalmente no podemos hacernos cargo de que el orden democrático es un valor de la democracia, una virtud de la democracia. -Ese equilibrio entre orden y libertad es lo que hace que la democracia sea falible, perfectible, mejorable cada día, pero única. Sobre eso, el sábado en un programa tuve que explicar que si usted pertenece a la Gendarmería, como si pertenece a la Policía Federal o a la Policía Aeroportuaria, usted tiene un régimen militar, y hay soldados y una cabeza, que es piramidal el orden militar y que no pertenece sólo a Videla, Massera y Agosti, sino que cualquier orden militar es piramidal y tiene un jefe, y el jefe de acá se llama Berni y la generala es Cristina. Acá lo que vino y ocupó el territorio es un grupo militar, ordenado militarmente, con órdenes que bajan según jerarquías. -Perdone que le pregunte, ¿pero por qué la discusión? -Porque uno de los periodistas que vino ene l helicóptero con Berni dijo “yo odio a los militares”. Referido al período negro que usted menciona. Usted dice orden y parece que fuera Videla, Massera y Agosti. -Porque era un orden represor, y porque los militares de esa época no estaban subordinados al poder civil ni a la soberanía popular. Pero ahora puede haber tranquilamente un orden democrático. ¿Qué significa un orden democrático? Significa que todos tenemos que cumplir la ley y cada uno cumplir el rol que en democracia nos está asignados, los ciudadanos, las fuerzas de seguridad, los maestros, los padres de los chicos ser padres y no enemigos de los maestros. Orden democrático no es solamente orden en seguridad. Orden democrático es que la sociedad funcione adecuadamente, donde cada uno pueda cumplir su rol, y en libertad, con responsabilidad y con solidaridad. Eso es orden democrático. Ahora, si no podemos hablar de esto porque la palabra orden está sometida al prejuicio del orden represor de la dictadura, estamos listos. -Dos cosas más. Una: decíamos que justicia social no cumplida, es deuda, dos, también la democracia como deuda. Pero el siglo XXI le agregó tres problemas. Los tres problemas que veo son: uno, la narco sociedad, ¿qué es la narco sociedad?, el que vende narcóticos no es un tipo que vende, es una sociedad con reglas, con una filosofía de vida, con un entramado en donde el dinero, la vida, el concepto de vida y muerte está cambiado, y eso está incidiendo en nuestra sociedad. ¿Dónde se termina de imbricar más? en algo que yo exijo a los políticos, y le pregunto: ¿van a firmar un pacto para que los hechos de corrupción estructural, que es el segundo tema del siglo XXI, sea combatida? Yo no me puedo bancar que una presidente diga “tenía 4 millones y ahora tengo 25”. O que el compañero Boudou diga “voy a llevar la máquina de imprimir billetes a mi casa”. Eso hay que resolverlo. Y el tercero es, precisamente derivado de estos dos, el miedo urbano. Nosotros venimos del burgo; del burgo, cuando salía al monte, salían los asaltantes de caminos, pero dentro del burgo, por lo urbano, había tranquilidad. El miedo urbano está cambiando nuestra sociedad. Todo lo que dicen los informativos es cuestiones dentro del burgo, dentro de lo urbano. Ese miedo urbano también es siglo XXI. ¿Qué piensan hacer con la corrupción estructural, con la sociedad del narcótico y con el miedo urbano? -Nosotros, este frente y los partidos que lo componemos, no queremos mirar para el costado con ninguna de las tres cosas que usted ha dicho. Arranco por la segunda, que usted puso segunda pero no sé si es primera, segunda o tercera, porque son todas importantes, el tema de la corrupción. Nosotros hemos dicho que lo primero que vamos a hacer si llegamos al gobierno en el 2015 es crear la CONADEP de la corrupción. La CONADEP de la corrupción como un símbolo, es todo un mensaje. En los años 80 la CONADEP fue la cara visible de una sociedad que ayudaba a la justicia, porque el valor era la justicia, para resolver el problema de los derechos humanos vinculados a la época del Proceso. Nosotros creemos que con la misma intensidad, salvando las distancias para que nadie pueda sentir que es una falta de respeto, la CONADEP de la corrupción tiene que ser un espacio donde notables de la sociedad, que estos sí estén m+ás allá del bien y del mal, ayuden a recolectar todas las pruebas e investigar todo lo que haya que investigar para que la justicia definitivamente en Argentina meta preso a los corruptos, para que vayan presos los que tienen que ir presos. Y que estemos todos sometidos a una investigación profunda, qué tenemos, de dónde venimos, que hemos hecho y qué no hemos hecho. La Argentina tiene que tener una bisagra en el 2015, un antes y un después vinculados a los temas de corrupción. Porque lo que se ha vivido en estos años, y no digo estos 10 últimos sino que hablo de los últimos veinte y pico, porque el mismo partido político nos llevó en los 90 a un extremo que era el del mercadocentrismo, ahora al otro extremo, que es el de estadocentrismo, pero la matriz de corrupción es la misma. -Yo diría que hay algunos gerentes que pasaron de ser CEO de un lado a ser CEO del otro. -Es lo mismo. Así que yo diría que esa es nuestra posición en el tema de la corrupción. En el tema de la narcosociedad, este es un fenómeno nuevo que, en verdad, a la política la toma desarmada. La política hoy comenta la realidad de la narcosociedad más que actúa. Ahora, creo que también están empezando a generarse anticuerpos. Yo lo que estoy advirtiendo es que en el Congreso hay un debate que empieza a tener un color y una dimensión que no tuvo nunca. Y fruto de ese debate estoy seguro que van a venir acciones concretas. El 19 de diciembre nosotros firmamos, los presidentes de los partidos políticos menos Scioli, porque no quiso ir, firmamos un acuerdo en el Arzobispado de Buenos Aires para combatir el narcotráfico con 19 o 20 puntos que son muy concretos. Y me parece que acciones como las que se están empezando a delinear, acá en Rosario… Quiero decirle algo a los rosarinos, y se lo digo a usted y a los rosarinos que están escuchando, hay toda una estigmatización de Rosario pero hay lugares del país mucho peor que Rosario. No sé por qué razón no se habla del conurbano bonaerense, que es mucho peor que Rosario. -Hay dos razones para que no se habla del conurbano: Scioli y Massa. -Entonces hay que empezar a hablar de eso. Primero porque es injusto que se hable sólo de Rosario, más allá de que es una realidad y que hay que atacarla, y es injusto que aparezcan estas manifestaciones del gobierno nacional, desembarcos y demás sólo en Rosario cuando en realidad el en caso del conurbano es más grave. Pero hay algo mucho más grave, a mí me preocupa que haya un despliegue como el de Rosario la semana pasada y que haya una desprotección de una precariedad y vulnerabilidad asombrosa en la frontera. Yo estuve hace 10 días en Orán, Salta, fui con el Senador Gerardo Morales, hablamos con Gendarmería, hablamos con el Ejército que maneja los radares, radares que funcionan 12 horas por día y miden nada más que 2 mil metros; hablamos con el jefe de Gendarmería que se queja de que le sacaron las tres cuarta arte para llevársela al conurbano; hablamos con el juez federal de Orán, que reconoce que a dos cuadras de ahí colombianos están asentados en la plaza principal, alquilan locales y con la fachada de vetas de muebles adentro pasa cualquier cosa, colombianos, migraciones ni aparece, Afip ni aparece, aduana ni aparece. Con lo cual si uno quiere combatir el narcotráfico en Argentina no se trata de hacer un mega operativo con 3 mil miembros de las Fuerzas Armadas en Rosario. Hay que ir a las fronteras, porque cuando la droga entró, entró a Rosario, entró al conurbano, entró a mi provincia, al Gran Tucumán, a Gran Córdoba. Y estas son las paradojas del Estado ausente. -No alcanzo a entender lo que dice. Esta situación, la de la narcocriminalidad, toma de sorpresa o medio desarmada a la clase política. Y digo esto porque nadie puede creer que el narcotráfico ha llegado lo que llegó en Argentina sin la concesión de los políticos. No digo de todos los políticos. -Le tomo la corrección y tiene razón. En todo caso tomó desarmada la política de buena fe. A la política de buena fe. Desarmada en el sentido de que no poder tener los resortes del Estado, nosotros en los últimos años no hemos manejado fuerzas de seguridad porque no hemos estado en el gobierno, y entonces hemos desconocido hasta por ahí algunas cuestiones de complicidad, como usted dice. Hoy, cuando el fenómeno explota, hay cuestiones que, le digo sinceramente, se han desconocido en los últimos tiempos. La complicidad de ciertas fuerzas de seguridad y ciertos dirigentes políticos con al narcocriminalidad se desconocían. Hoy aparecen en la superficie. Y no todo el mundo las conocía. Yo le confieso que hay cosas que estoy empezando a comprender en estos días. Y por eso me fui a la frontera, porque quería comprender algunas cuestiones, quería comprender cómo funcionaban los mecanismos del Estado. Cuando uno habla del Estado, el Estado es la gendarmería, Ejército, la justicia, migraciones, la aduana, Afip, etcétera. Bueno, quise ir a ver cómo funcionaba y ahí me di cuenta que hay espacios del Estado que hace un montón de tiempo que no funcionaban. Y sinceramente le digo, yo no lo sabía a eso. Yo por ejemplo no sabía, y lo vi con mis propios ojos, que las caravanas que entran con ropa y que son las que se van a la Salada, antes venían de a uno los ómnibus y ahora vienen de 40, juntos. Entonces, cuando Gendarmería trata de parar al primero, los otros se bajan, 10 o 15 por colectivos, armados todos, y terminan corriendo a la Gendarmería, a la AFIP. -Con el miedo urbano qué hacemos? -El miedo urbano creo que tiene que ver con el orden democrático. El Estado tiene el monopolio de la seguridad y la posibilidad de devolverle a la sociedad la tranquilidad urbana y despegarle el miedo. Pero para eso hay que tener decisión política. Decisión política que no se tiene y no se ha tenido en muchos casos. -Dos cosas. Una: reivindiquemos el 30 de diciembre, porque el germen de este 22 de abril, #22A, tiene el germen originario en esta reunión a la que usted vino en Rosario. -¿Sabe cuál la primera reunión de gestación? Ese 19 de diciembre cuando firmamos en el Arzobispado de Buenos Aires. Ahí nos juntamos por primera vez con Hermes Binner, los dos presidentes de partidos tradicionales, y ahí decidimos terminar el año con un gesto para que lo leyera todo el sistema político del país de que estamos dispuestos a construir. Que esto fue el 30 de diciembre. -Déjeme desarrollar una teoría. Está escrita en una columna de La Capital, y ahora la toman algunos más delirantes que yo, porque es un delirio lo que le voy a contar: sostenía en esa columna que el sueño de los que idealizan a la compañera Cristina es que ella se vaya y que el tiempo de acá hasta 10 de diciembre de 2015 sea de bonanza para las leyes, de bonanzas para el bien –por eso lo del piquete-, poder llegar en principio, y poder llegar y salir sin ir a la calle; si logra eso su destino es algún sitio internacional, en donde pueda vivir en el 2017, cuando comienza el retorno, y su sueño es ser la Bachelet. Pero para ese sueño de a Bachelet tiene varios problemas, pero para solucionarlos piensa: yo necesito un Piñeyra, y ese es Macri -Macri es una derecha empresarial que puede funcionar-, y preciso desbarrancar al peronismo en tres partes y desmembrar el progresismo, porque el progresismo desmembrado me va a asumir como jefa cuando vuelva en 2019, y haga como Bachelet, Nueva Mayoría, y junte a todos los progresismo. Debo entonces confinar a Binner a Santa Fe, debo confinar a Cobos a Mendoza, debo destrozar al radicalismo en dos o tres pedazos, y ver cómo me muevo entre Massa y Scioli” ¿Por qué desmembrar los partidos? Porque de ese modo va a perder los 130 pero se quedaría con un núcleo duro de 40, 50, sin el cual nada saldría del Congreso sin ella. -Yo lo escucho con atención y estoy convencido que eso puede estar pasando por la cabeza de la Presidenta. Pero eso vendría a ser el cuento del futuro. ¿Y sabe qué? Así como el relato tuvo patas cortas y se destruyó, creo que el cuentito del futuro se va a destruir por sí solo. No hay posibilidades de armar eso porque ninguna de esas opciones creo que va a ser válida, ni Macri va a ser Presidente, ni va lograr desmembrar al verdadero progresismo, y va a tener que lidiar de acá hasta el 2015 con la administración de un final de ciclo propio que vamos a ver cómo le va.

EL ÚLTIMO ESTADISTA

Aniversario de Arturo Frondizi Se cumplirá el 18 de abril otro aniversario de la muerte del ex presidente Arturo Frondizi en Buenos Aires el 18 de abril de 1995. El ex presidente Arturo Frondizi falleció en Buenos Aires el 18 de abril de 1995. El ex presidente Arturo Frondizi falleció en Buenos Aires el 18 de abril de 1995. Frondizi fue diputado nacional por la Capital Federal en dos períodos y presidente de la Nación. Fundó la Unión Cívica Radical Intransigente, escisión del radicalismo tradicional, y el Movimiento de Integración y Desarrollo (MID). Nació en Paso de los Libres (provincia de Corrientes) el 28 de octubre de 1908. Frondizi fue el impulsor de la teoría desarrollista, y uno de los políticos más polémicos de la historia argentina, Nació en Paso de los Libres, Corrientes, el 28 de octubre de 1908. Fue el décimo tercer hijo de Julio Frondizi, constructor de caminos y puentes, e Isabel Ercoli, ambos habían llegado al país a comienzos de la década del 90 del siglo 19 provenientes de la región de Umbria, Italia. En 1912, mientras se producía la revuelta agraria conocida como el “Grito de Alcorta”, que dio origen a la Federación Agraria Argentina, y se sancionaba la ley Sáenz Peña de voto secreto universal y obligatorio, Arturo vivía con sus padres en Concepción del Uruguay, donde estudiaban en el colegio nacional sus hermanos mayores y al que él mismo asistirá a partir de 1922. Pero en 1923, por razones laborales, la familia debe instalarse en Buenos Aires y Arturo continúa sus estudios en el Nacional Mariano Moreno. En 1926, mientras cursaba quinto año publica su primer artículo periodístico en el boletín del colegio sobre “El Príncipe” de Nicolás Maquiavelo. Al año siguiente ingresa a la Facultad de Derecho. Tras una brillante carrera se gradúa en 1930 con diploma de honor. El inicio de su militancia política coincide con el golpe del 6 de septiembre de ese año que puso fin al gobierno de Hipólito Yrigoyen e instaló en el país, con el apoyo de la oligarquía terrateniente, la férrea dictadura de José Félix Uriburu y daría inicio a la llamada “década” infame. Frondizi toma contacto en la clandestinidad con jóvenes radicales y participa activamente en el congreso de la juventud realizado en Rosario. En marzo de 1931 es detenido por miembros de la temida sección “Orden Social” de la Policía Federal a cargo del comisario Leopoldo Lugones, hijo del poeta del mismo nombre que justificó al golpe del 30 aduciendo que había llegado “la hora de la espada”. Pasará veinte días en la cárcel de Villa Devoto, que sólo servirán para fortalecer sus convicciones radicales. A poco de salir de prisión se integra a los cuerpos de prensa del radicalismo colaborando en las revistas “Crisol”, “Tribuna Libre” y “Acción radical”. En 1932 integra la comisión directiva del Colegio Libre de Estudios Jurídicos y Sociales y a fines de ese año se afilia legalmente a la UCR. El 5 de enero de 1933 se casa con Elena Faggionato, hija también de inmigrantes italianos de Umbria. Tras el golpe del 4 de junio de 1943, que puso fin a la década infame, el radicalismo intenta un reorganización y los sectores más progresistas proponen un replanteo programático que se expresa en la declaración de Avellaneda de abril de 1945, atribuida a Frondizi. En las elecciones de febrero de 1946 que le dieron el triunfo a Perón, Frondizi es electo diputado nacional. La derrota electoral de la Unión Democrática produjo un profundo debate en el radicalismo y la renuncia de toda su conducción. En agosto del año siguiente se reúne en Avellaneda el primer congreso de la corriente interna radical Movimiento de Intransigencia y Renovación y Frondizi, junto con Crisólogo Larralde, redacta las conclusiones en las que reaparecen algunos de los principios básicos del yrigoyenismo, conceptos antiimperialistas. En 1954 Frondizi fue elegido presidente del Comité Nacional de la Unión Cívica Radical. Sus múltiples compromisos políticos no le impiden dedicarse a la actividad intelectual: a fines de ese año publica “Petróleo y Política”, libro-denuncia sobre la actividad de las empresas petroleras en Argentina y propone el monopolio de YPF sobre el sector. El libro se transformará en un “best seller” al año siguiente durante los fogosos debates sobre los contratos petroleros firmados por Perón la Standard Oil de California y posicionarán a Frondizi en un primer plano de la escena política nacional. El 16 de septiembre de 1955 un golpe de estado, conocido como la “Revolución Libertadora” derroca a Perón y el radicalismo, junto con otras fuerzas políticas como el socialismo democrático, se suman al gobierno a través de una junta consultiva. En enero de 1956 Frondizi conoce a quien será su colaborador y compañero de toda su vida: Rogelio Frigerio. En marzo de ese año es reelecto presidente del Comité Nacional. En las elecciones por el gobierno para elegir convencionales para la Asamblea Nacional Constituyente del año 1957 el voto en blanco peronista resultó mayoritario. Este hecho reavivó las discusiones en el seno del radicalismo en torno a la actitud a adoptar frente al peronismo. El caudal electoral del peronismo, si bien no estaba intacto, seguía siendo decisivo y esto llevó a Frondizi a plantearse el problema de como insertar el peronismo en el esquema político. El dirigente Ricardo Balbín era partidario de no vincularse con ese movimiento en tanto que Frondizi apoyaba un acercamiento con Perón. Esto produjo a una ruptura en la UCR que se dividió en dos fracciones: la Unión Cívica Radical Intransigente (UCRI) liderada por Frondizi y la UCR del Pueblo, conducida por Balbín. En el último discurso que pronunció ante la Convención Nacional de la UCR antes de la ruptura, Frondizi expresó: “Tiene que quedar dicho que en una Argentina bajo gobierno radical, el que quiera trabajar y sumar su esfuerzo al del gobierno de la República lo podrá hacer, pero el que quiera venir a monopolizar nuestras riquezas, nuestro trabajo o nuestro porvenir, será destruido por la acción de la UCR”. Frondizi envió a Caracas a su secretario, Rogelio Frigerio, para concretar un pacto con Perón por el cual, a cambio de los votos peronistas, Frondizi se comprometía a desarrollar un programa popular afín al peronismo. De esta forma la fórmula de la UCRI, Arturo Frondizi-Alejandro Gómez se impuso en las elecciones de febrero de 1958 por una importante mayoría de votos. Frondizi asumió el 1° de Mayo y a los pocos días envió al congreso un proyecto de ley de amnistía para los presos políticos peronistas y al poco tiempo el de asociaciones profesionales, devolviéndoles gran parte de su poder a los gremios peronistas. A comienzos de 1959, mientras Fidel Castro y el “Che” Ernesto Guevara Serna entraban triunfantes en La Habana, Frondizi iniciaba un viaje a los Estados Unidos donde expone sus ideas desarrollistas. Frondizi planteaba que no podía retornarse al país de los granos y las vacas. La salida estaba en el desarrollo de las industrias básicas: petróleo, siderurgia, maquinarias. Esto permitiría abastecer a la industria liviana y liberaría recursos que antes se destinaban a importar. Además, la producción agropecuaria también se beneficiaría, con la abundancia de energía, maquinaria, combustibles y productos químicos que posibilitarían su tecnificación y modernización. En realidad, el desarrollismo encajaba en los planes de expansión e inversión de las grandes compañías extranjeras ya que éstas, a partir de la Segunda Guerra Mundial, notaron que una gran cantidad de países subdesarrollados tenían incipientes industrias con sistemas aduaneros que las protegían. La manera más inteligente de aprovechar esos mercados era controlarlos desde adentro. De esta forma, la inversión en industrias manufactureras radicadas en estos países creció notablemente a partir de mediados de la década del 50. Las casas matrices de estas empresas se beneficiaron además de las utilidades con el pago de regalías y las exenciones impositivas que acompañaban las radicaciones. En política exterior, Frondizi intentó acordar con Brasil, presidido por Janio Quadros, una política internacional basada en los principios de la no intervención y autodeterminación de los pueblos. Incluso el la Conferencia de la Organización de Estados Americanos (OEA), reunida en Punta del Este, en enero de 1961, el canciller argentino, Miguel Angel Cárcano se opuso a la exclusión de Cuba del sistema interamericano. Tras la conferencia Frondizi recibió al representante cubano, el rosarino Ernesto Guevara, en la residencia de Olivos. El ejército protestó formalmente por la reunión y presionó al presidente para cambiar su política con respecto a Cuba. Exiliados cubanos en Buenos Aires intentaron fraguar documentos con la intención de implicar a miembros de gobierno en un supuesto complot castrista. Frondizi ordenó una investigación y hasta el propio informe del ejército concluyó que el famoso caso de “las cartas cubanas” no era más que una farsa. Pero las presiones continuaron y Frondizi decidió finalmente romper las relaciones diplomáticas con La Habana. El 29 de marzo de 1962 Frondizi fue destituido por las Fuerzas Armadas y recluido en la isla de Martín García. En marzo de 1963 fue trasladado detenido al Hotel Tunkelen en Bariloche y a fines de julio recuperó su libertad y se reincorpora a la vida política desde su nuevo partido el Movimiento de Integración y Desarrollo. El 27 de septiembre de 1974 es asesinado su hermano Silvio Frondizi por un comando de la Triple A. Frondizi tendrá una actitud esperanzada frente al golpe militar de 1976 que se irá transformando en un decidido apoyo a la dictadura y un notable acercamiento a los sectores más reaccionarios de la Iglesia, que lo había combatido duramente durante su gobierno. En 1992, a treinta años exactos de su derrocamiento, la misma institución que lo acusó de comunista, volvía sobre sus pasos, tomaba nota de los grandes cambios operados en las ideas de Arturo Frondizi y lo condecoraba con su máxima distinción: la Medalla de oro del Ejército Argentino. Tres años después, el 18 de abril de 1995, a los 86 años moría Arturo Frondizi.

miércoles, 16 de abril de 2014

NARKO0KIRCHNERISMO

El kirchnerismo y sus vínculos con el narcotráfico por Christian Sanz Sorprenden en estos días las revelaciones de los vínculos del kirchnerismo y las drogas. Sin embargo, no se trata de nada nuevo. En los últimos meses, diferentes informes periodísticos —y algún que otro expediente judicial— revelaron puntuales vínculos de funcionarios del kirchnerismo con el tópico narcotráfico. No solo aparecen funcionarios oficiales relacionados con el tráfico de estupefacientes, sino que además existe una suerte de metodología concreta para desactivar los controles sobre ese flagelo. El menos avispado podría pensar que se trata apenas de una suma de coincidencias, que no tienen relación entre sí. Sin embargo, no es así: el kirchnerismo ha acumulado a lo largo de una década innumerable cantidad de elementos que revelan que existe un vínculo directo entre la fortuna de ciertos referentes K y el negocio oscuro de los narcóticos. En estos días, es el comentario usual de ciertos periodistas "de investigación" y hasta abundan informes a ese respecto. Sin ir más lejos, Jorge Lanata presentó varios reportes a través de su programa Periodismo Para Todos. Hoy parece sencillo hablar del tema, pero ¿qué ocurría en los albores del kirchnerismo? En esos días, casi en soledad, quien escribe estas líneas comenzó su prédica sobre la relación de los Kirchner y sus funcionarios con el comercio de estupefacientes y el posterior lavado de éste. Había demasiados elementos como para desconocer la cuestión: los vínculos de Néstor y Cristina con la firma Conarpesa, vinculada al narcotráfico a España; la relación de ambos con Eduardo Caffaro, narcolavador relacionado con el cartel de Juárez; la "sociedad" de los K con Cristóbal López, sospechado por la DEA de estar conectado al mismo negocio; etc. Docenas de etcéteras. Entonces, los medios de comunicación se mostraban embelesados con el actual gobierno y omitían reparar en esos y otros detalles, como el poco apego de los Kirchner a las reglas de la democracia, su curioso interés por el dinero y la persecución al periodismo crítico. En esas jornadas, este periodista recibía furiosas presiones por parte del entonces Jefe de Gabinete, Alberto Fernández, hoy paradójicamente en las antípodas del kirchnerismo. Durante esos malogrados días, comenzaron mis denuncias contra los funcionarios del oficialismo que mostraban cierta simpatía por hacer negocios con el imperdonable negocio de los narcóticos. Una de mis primeras notas fue sobre Aníbal Fernández, entonces Ministro del Interior de la Nación. "Drogas en el conurbano" se llamó el artículo en cuestión y allí se revelaban los detalles de dos expedientes judiciales que lo rozaban en el tema drogas, uno de ellos del año 1994. Eran los idus de mayo de 2004 y los medios seguían de luna de miel para con los Kirchner. A ese artículo le siguieron varios más donde se mostró cómo el hoy Senador de la Nación aparecía relacionado una y otra vez con los estupefacientes: Southern Winds, la mafia de los medicamentos, la muerte del Comisario Oscar Beauvais y hasta el triple crimen de General Rodríguez eran solo algunas de las causas que lo comprometían. En total, publiqué 20 artículos de investigación que desnudaron la figura de Fernández y hasta fueron utilizados por la Justicia para avanzar en las investigaciones de marras. Mientras, el entonces Ministro del Interior iniciaba dos querellas penales contra mí: una por vincularlo con las drogas; la otra por relacionarlo con el triple crimen. En ambos juicios, fui sobreseído. Pero volvamos al principio del kirchnerismo: seguimos en 2004 y nuevamente me tocó denunciar los vínculos de un Intendente K —ex duhaldista— con las drogas, Hugo Curto, mandamás de la localidad de 3 de Febrero... hasta el día de hoy. Nuevamente aparecieron las esperadas cartas documento e intentos de apriete. Los medios seguían embelesados con los K. Llegó septiembre del mismo año y un escándalo salpicó todo el progresismo de los Kirchner: el caso Southern Winds, a través del cual una valija diplomática con 60 kilos de cocaína apareció en el aeropuerto de Barajas, Madrid. Conté entonces cómo y por qué había funcionarios del gobierno metidos en la trama, con Ricardo Jaime a la cabeza. A esa nota, le siguieron media docena más, con la publicación incluso de documentos inéditos que fueron tomados por la Justicia. Ya en el año 2005, seguí revelando más y más historias comprometedoras para el kirchnerismo, esta vez en torno a una firma de micros llamada El pingüino, ubicada en Río Gallegos. El mismísimo Néstor Kirchner indultó en secreto a un directivo de esa firma vinculado con el tráfico de narcóticos. ¿El motivo? Así lo publiqué entonces: "El verdadero dueño de El Pingüino a través de un testaferro llamado Raúl Carlos Lopetegui Benitez, es Néstor K". Ese mismo año, llegó el momento de hacer una suerte de compendio, puntualizando que era imposible que fuera casualidad que funcionarios del gobierno aparecieran una y otra vez rozados por cuestiones vinculadas con las drogas. El artículo en cuestión se tituló "El kirchnerismo y sus vínculos con el narcotráfico". ¿Los medios? Bien, gracias. Aún de luna de miel. La cantidad de notas de investigación publicadas por mí sobre esta problemática, son incontables. En todas se aportaron datos concretos, fuentes y hasta documentos públicos y privados. No solo eso: se comenzó a alertar acerca de los riesgos de que se permitiera el avance del narcotráfico en la Argentina, augurando un destino similar al de México y/o los peores días de Colombia. En 2007, anticipándome a lo que sería el triple crimen y la llegada de mexicanos a la Argentina, publiqué un jugado artículo titulado "El Estado narco", donde se alertó acerca de la elocuencia de que "hombres cercanos a Néstor Kirchner aparecen relacionados con el negocio de los estupefacientes". En esos mismos días, advertí sobre la conformación de una "Comisión Antidrogas" impulsada por Aníbal Fernández a efectos de analizar ese fenómeno en crecimiento. Entonces anticipé que, lejos de combatir el flagelo, lo que se buscaba era despenalizar su negocio y permitir el arribo de narcos foráneos a la Argentina. El tiempo, lamentablemente, me dio la razón. En 2008, me metí de lleno con uno de los hombres más importantes del kirchnerismo: Cristóbal López. Revelé en ese momento algo que nadie sabía aún: que era investigado por organismos federales de Estados Unidos por presumirlo lavador de dinero de negocios ilícitos. Ese mismo año llegó un hecho que conmocionaría a la sociedad y dejaría expuesta la permeabilidad de las fronteras argentinas respecto del crimen organizado: el triple crimen de General Rodríguez. Allí perecieron Sebastián Forza, Leopoldo Bina y Damián Forza bajo una lluvia de balas. El kirchnerismo intentó por todos los medios posibles vincular ese hecho con sicarios mexicanos y negocios foráneos. Sin embargo, insistí a través de una docena de notas de investigación con que la pista más firme estaba en la Casa Rosada. El tiempo volvió a darme la razón y la Justicia también. No fue premonitorio lo mío, sino pura indagación y la suerte de haber sido el primer y único periodista que entrevistó al joven Forza. Su testimonio, dicho sea de paso, fue entregado a la justicia. En mis artículos desnudé la relación del triple crimen con los aportes de campaña de Cristina Kirchner y Julio Cobos en 2007 y la participación de matones relacionados al hoy Senador Fernández. En ese momento, los periodistas seguían a pie juntillas las "revelaciones" del ex Juez Federico Faggionato Márquez, puesto por el kirchnerismo para desviar la atención mediática. Había pasado un mes del triple homicidio y yo era el único que desnudaba la operación ad hoc. Gracias a mis notas, Faggionato Márquez fue destituido y el expediente se encaminó por la senda correcta. No obstante, lo que publiqué en 2008 fue refrendado por los medios recién un año más tarde, contando exactamente lo mismo que yo había dicho durante meses y, obviamente, sin citarme. Mientras los demás colegas empezaban a acercarse tibiamente a lo que yo ya había desnudado por completo —y que fue confirmado por la Justicia de Mercedes años después— yo ya había llegado al punto de desnudar cómo el narcotráfico había financiado parte de la campaña del Frente para la Victoria en 2007. Se trataba, principalmente, de fondos de cartel de Sinaloa, gerenciado por el hoy célebre Joaquín "Chapo" Guzmán. Cinco años más tarde, varias investigaciones —principalmente la del norteamericano Douglas Farah— revelaron lo mismo. Volviendo a 2008: a fines de ese año, revelé que el kirchnerismo, lejos de haber aprendido la lección que dejó el triple crimen, avanzaba en una serie de leyes que perseguían el blanqueo de dinero, tanto de la corrupción como el narcotráfico. "Gustavo Rodríguez, Presidente del GAFI, ha admitido que la cúpula del organismo muestra preocupación porque en la Argentina no hay un solo condenado por lavado de dinero", dije entonces. En mayo de 2009, fui aún más allá: revelé "los vínculos del kirchnerismo con la ruta de la efedrina". Pero fue en agosto del mismo año cuando llegó el gran golpe para el gobierno: fue al momento de publicar cómo la DEA advirtió al gobierno sobre el tráfico de efedrina en la Argentina. Si bien el kirchnerismo intentó desmentir la información en un principio, la propia agencia lo confirmó tiempo después. Diario Perfil, por caso, reveló lo mismo durante 2013. ¿Qué hicieron los Kirchner? Cajonearon el informe para que nadie supiera acerca de ese señalamiento. La explicación tal vez pueda darse a raíz de la siguiente nota que publiqué al respecto en diciembre de 2009, titulada "los Kirchner, su fortuna y el narcotráfico". El título del artículo lo dice todo. Podría seguir detallando ad infinitum cómo fue mi trabajo durante los más de diez años del kirchnerismo, siempre en casi completa soledad. Como dije más arriba, mientras el periodismo se mostraba enamorado de los Kirchner, el avance de las drogas se hizo carne en silencio. Ello explica por qué en la mayoría de mis artículos hago insistentes llamamientos a detener la oleada narco que ya se avecinaba sobre la Argentina. Fue con genuina preocupación. Ahora... si los funcionarios de turno se hubieran ocupado antes, ¿se podría haber morigerado el daño que hoy producen las drogas en el país? Tal vez sí, tal vez no. Imposible saberlo: es casi historia contrafáctica. Ello nunca podrá saberse, porque no existió —ni existe— voluntad por parte del gobierno de trabajar contra el comercio de narcóticos. Como dijo alguna vez Víctor Kiam, "la desidia es el asesino natural de la oportunidad".

martes, 15 de abril de 2014

LINCHAMIENTOS

¿Linchamientos, Ruptura de Contrato Social, Justicia, Anarquía? ¿De qué se trata en realidad? por Alesia Miguens Ya mucho se ha dicho y escrito sobre los "supuestos" linchamientos y en torno a si son consecuencia de la ruptura del contrato social o la ausencia del Estado. ¿Pero son verdaderamente esos los problemas? ¿De qué se trata en realidad? Antecedentes: Los Códigos: El Origen de las Leyes. La transición de la Prehistoria Neolítica a la Historia se produce con la aparición de núcleos urbanos, y sobre todo con la escritura. Y la verdadera cuna de la Historia fue la Civilización de Sumer. (El origen étnico de los sumerios es una verdadera intriga, pues no se corresponde con las tribus semitas que poblaban esas tierras ni con ninguna otra conocida hasta ahora). Hacia el 4500 AC se desarrolló en Eridu la cultura Obeid, que fue el primer asentamiento urbano conocido hasta el momento. Más tarde, entre el 3500-3000 AC, aparece la cultura de Uruk, primera ciudad-estado y donde se encontraron los restos de escritura más antiguos de la humanidad. Mucho se discute sobre cuál es el código de leyes más antiguo de la historia. Hay quienes sostienen que es el "Código de Hammurabi" (rey de Babilonia, 1792-1950 AC). Pero lo cierto es que se han hallado códigos con una antigüedad de más de 2000 años AC. El "Códice de Lipit-Ishtar" (2112-2046 AC), el "Código de Urukagina" (2380 y 2360 AC), el "Código de Isin" (ca. 2400-2350 AC), el "Código de Ur Nammu" (2100 y 2050 AC), etc. Aunque no se han encontrado restos del original al "Código de Urukagina", se lo conoce por citas y referencias y constituye el primer código legal escrito. El "Código de Ur Nammu", fechado entre los años 2100 y 2050 AC, es reconocido como "el principio de justicia retributiva o principio de proporcionalidad de la pena" Y NO el de Hammurabi, como sostuvieron Tenembaum y Zlotogwiazda. Hacia el 2100, Urnamu, Gobernador de Ur, se proclama rey de Summer y Akkad y crea el primer Estado central, divide el territorio en provincias y el poder entre civil y militar. Su hijo Shulgi, continuó su legado y logró una época de gran estabilidad, paz y prosperidad que dio lugar al "siglo de oro" en las letras y las artes, destacando los relatos literarios como del Diluvio como castigo a los hombres, el infierno, fábulas, proverbios, e historias épicas, como la vida de "Gilgamesh". (Al igual que el misterio de sus orígenes, también es un misterio la lengua sumeria, que no tuvo parentesco con ninguna otra, ni existió ningún vocablo en el mundo que se le pareciera). Hacia el 1750, un rey amorrita de Babilonia, llamado Hammurabi, famoso posteriormente también por su "Código de Leyes", los conquistó. Y con eso desapareció para siempre el mundo de los sumerios. Sin embargo, su influencia fue tan enorme, que los pueblos, reinos e imperios posteriores, adoptaron la mayor parte de su cultura, sobre todo la escritura. El "Código de Hammurabi", si bien NO es el más antiguo NI es el primero que nos habla del principio de proporcionalidad de la pena, sí es el mejor conservado y fue el mejor elaborado. Encontrado en Susa y conservado actualmente en el Museo del Louvre, París, Fue inspirado por un altísimo sentimiento de orden: "Cuando Marduk me encargó llevar el orden justo a las gentes y mostrar al País el buen camino, puse en la lengua del País la Ley y la Justicia y así fomento el bienestar de las gentes. Por eso he dispuesto El código de leyes que unifica los diferentes códigos existentes en las ciudades del imperio babilónico. Estableciendo leyes aplicables en todos los casos, y así impedir que cada uno tome la justicia por su mano, pues sin ley escrita que los jueces puedan aplicar obligatoriamente, es fácil que cada uno actúe como más le convenga". Es interesante destacar que las reglas de los contratos establecidas por los sumerios están aún vigentes. Este código trata sobre todo. El funcionamiento judicial: La justicia la imparten los tribunales y se puede apelar al Rey. Los fallos se deben plasmar por escrito. Las penas: Aparece inscrita una escala de penas según los delitos y crímenes cometidos, con variantes según el tipo de delincuente, de víctima y la intencionalidad o no del acto. Las leyes: No admitían excusas ni explicaciones. El Código se ponía a la vista de todos, de modo que nadie pudiera alegar ignorancia de la ley como pretexto. ¡Y de aquí viene, y aún está vigente en todo el mundo, eso que nos parece tan moderno! Pero qué es la Ley: Ley viene del latín lex, legis. Es una norma jurídica, un precepto establecido en que se manda o prohíbe algo. Son normas que rigen nuestra conducta social. Es una declaración de la voluntad soberana, que manifestada en la forma prescrita, manda, prohíbe o permite algo en consonancia con la Justicia y para el bien de la sociedad en su conjunto. Por lo cual: LA LEY INJUSTA NO ES LEY. Y como en el "Código de Hammurabi": "Se reputa conocida, nadie puede invocar su desconocimiento o ignorancia para dejar de cumplirla". El Contrato Social: El contrato social explica el origen y el propósito del Estado y de los derechos humanos. Es un acuerdo real o hipotético realizado por los miembros de un grupo, con relación a sus derechos y deberes. Se parte de la idea de que los miembros del grupo están de acuerdo con el contrato social, en virtud de lo cual admiten la existencia de una autoridad, de normas morales y leyes, a las que se someten por igual. Principio de igualdad ante la ley. El primer filósofo moderno que articuló una teoría contractualista detallada fue Thomas Hobbes (1588-1679). "Los hombres en el estado de naturaleza, ceden sus derechos individuales a un soberano fuerte a cambio de protección". Desarrolla la idea del contrato o pacto social, como garantía de seguridad individual y como forma de poner fin a los conflictos que generan los intereses individuales. Sin embargo, al existir una cesión voluntaria de poder, los individuos podrían rebelarse contra el soberano cuando éste causara perjuicios a su integridad o a su libertad. O sea, cuando el soberano no cumpliera su parte del contrato social: defender la libertad de los individuos y asegurar la paz. Jean-Jacques Rousseau (1712 -1778) es quien escribe y publica su obra en 1762 con el nombre de "El Contrato Social: o los principios del derecho político", más conocido como "El contrato social". (Según se dice, este libro fue uno de los que inspiraron la Revolución Francesa). Destaca: "La relación de los magistrados con el gobierno debe ser inversa a la relación de los súbditos con el soberano". Y considera que "para la construcción de la república democrática se requiere, además, de ciudadanos virtuosos". El Estado: El concepto surgió en los diálogos platónicos, pero fue Maquiavelo quien introdujo la palabra y significado moderno propiamente dicho en su obra "El príncipe". Estado proviene del latín "fungere"; significa "hacer", "cumplir"; a su vez, deriva de "finire". La finalidad del Estado es hacer cumplir el fin jurídico en su doble esfera, privada y pública. "Estado es un conglomerado social, político y jurídicamente constituido, asentado sobre un territorio, sometido a una autoridad que se ejerce a través de sus propios órganos y cuya soberanía es reconocida por otros estados. Que debe satisfacer los fines fundamentales: respetar, proteger y defender la vida, la libertad, la igualdad y demás derechos fundamentales del hombre. El Estado de Derecho, incluyen las organizaciones resultantes de la ley y la división de poderes. El ejercicio desorganizado o monopolizado del poder público, conlleva al abuso del mismo". Las personas lo dotan de poder para que cumplan las funciones asignadas en el Contrato: Proporcionar seguridad jurídica y seguridad física a todos sus habitantes. La función fundamental que justifica la existencia del Estado es el orden público, velar por el derecho fundamental, la vida y la seguridad. Función policiva o de prevención del desorden: asegurar el orden interno, la libertad y los derechos de todos los ciudadanos. Función defensiva: protegerlos de enemigos externos, Fuerzas Militares. Función de administrar justicia: dimitir conflictos entre individuos y de estos con la comunidad. A partir de allí, se le fueron asignado Funciones reguladoras: La consecución y administración de los recursos. Y normativas, las cuales dieron pie a la división de poderes, las tres grandes funciones representativas del Estado: Función legislativa. Función ejecutiva. Función jurisdiccional. Como nos podemos dar cuenta, ha sido a partir de Cumplir con su parte Fundamental del Contrato, que se le fueron asignando diferentes funciones. La razón es simple: SI NO PUEDE CUMPLIR SU FUNCIÓN FUNDAMENTAL, MAL PODRÁ CUMPLIR CON LA BUENA ADMINISTRACIÓN Y LA CONSECUCIÓN DE RECURSOS, CON LA SALUD, LA EDUCACIÓN, VIVIENDA, TRANSPORTE, INFRAESTRUCTURA, ETC. La lógica de esto es implacable, y la evidencia de la absoluta incompetencia de nuestro Estado es inapelable. No está de más señalar que el deber del Estado de Proteger la vida y seguridad de los ciudadanos es una obligación jurídica. La obligación jurídica es aquella en virtud de la cual una parte debe observar una conducta, denominada prestación, que puede consistir en dar, o hacer, en interés de otra parte. Anarquía: Viene del griego, ánarchos: an, que significa 'no', 'sin', y archós, que significa 'dirigente', 'soberano' o 'gobierno'. Designa aquellas situaciones donde se da la ausencia de Estado o poder público, volviendo inaplicable el monopolio de la fuerza en el territorio. La anarquía es la falta del orden político. Es el caos político que se produce tras el colapso de un Estado, o por la incapacidad del mismo para poder aplicar la ley sobre su territorio. En la anarquía, las sociedades se organizan sin Estado y hace ejercicio por sí misma de las funciones que a él le corresponderían. Linchamiento: La palabra tiene su origen en el vocablo inglés "lynching" y existen dos teorías. 1- Que se debe a James Lynch Fitzstephen, Alcalde de Galway, Irlanda, quien se hizo famoso cuando en 1493 hizo ahorcar a su propio hijo tras acusarlo del asesinato de un visitante español. 2- Se refiere a Charles Lynch, Juez del Estado de Virginia, quien en 1780 ordenó la ejecución de una banda de "lealistas" sin dar lugar a juicio. Pero ¿qué es en verdad un linchamiento? Un LINCHAMIENTO es un AJUSTICIAMIENTO (ejecución-muerte) extrajudicial; un acto desesperado, espontáneo, sin previa organización por parte de la sociedad, para proteger el ORDEN PÚBLICO. En las sociedades primitivas las cuestiones se resolvían en términos de fuerza y venganza no sólo contra quien había cometido el acto, sino contra su familia, clan, tribu, etc. Lo que permitió el pasaje de la resolución de conflictos por la fuerza al plano de la justicia, es el progreso de la cultura humana, que va de la mano con el desarrollo y la salud de la vida jurídica. Por lo cual, de no mediar la Justicia, las sociedades además de revelarse, se defenderán por sí mismas llevadas por el instinto de sobrevivencia. Ya que los humanos saben que de no haber Justicia, se vuelve a la ley de la selva. Cuando el Estado, quien debe ejercer el monopolio de la fuerza ius puniendi no lo hace, la falta de justicia genera violencia, indignación y la subsiguiente falta de confianza por parte de la población en quienes deben aplicar las sanciones a los infractores; esto produce una conmoción social y el resultante, es el contexto psicosociológico que desencadena los actos de enjuiciamiento". Cuando el Estado y la Justicia son Inexistentes, aparece el impulso de la sociedad por sobrevivir, sancionando a las personas que están fuera del estado de derecho y que amenazan la paz y la convivencia pacífica. Ahora bien, aclaradas estas cuestiones, ¿por qué nos pasa esto? Según mi punto de vista, por lo que estamos pasando, es haber llegado al último estado de decadencia... Pero ¿por qué? Permítanme darles mi versión. A los argentinos hace muchas décadas, nos han "inoculado" el relato del Estado paternalista. Y si no terminamos de entender de qué se trata esto, seguiremos en el círculo vicioso en el que nos encontramos hace más de 70 años. Veamos por qué lo digo. Estado Benefactor: Políticamente se utilizó el término wohlfahrtsstaat para dar nombre a las políticas tomadas en la década de 1870 por el Canciller alemán Otto von Bismarck. De allí deriva la posterior traducción al inglés Welfare State y al español Estado benefactor. Es el inicio del intervencionismo estatal moderno y proclama la idea de la "necesidad" de un gobierno encargado de "proteger" a los desvalidos, en detrimento de ofrecerle los medios para desarrollarse. El Estado se convierte así en "papá o mamá protector", encargado de velar por los "incapaces" (que cada día son más) de salir adelante por sí mismos, mientras se produce un brutal incremento en el gasto público, el cual por supuesto, es cubierto por impuestos de todo tipo. Económicamente el principal promotor fue el economista británico John Keynes, quien propone incrementar el gasto público para lograr la reactivación económica del país durante la gran depresión del 30. En la lógica del keynesianismo, "el empleo y las mejoras salariales implican un aumento de la demanda de productos y por tanto un estímulo para la economía. El Estado a pesar de incurrir en déficit presupuestarios, logrará que se considere como una inversión productiva, un gasto social y una solución a la crisis". Como vemos, surge y fue aplicado de forma momentánea en países y épocas de enorme crisis. Pero no en países que se dice crecen 10 años a "tasas chinas". Me resulta pertinente señalar que los países más desarrollados son aquellos donde el Estado Benefactor NO ha prosperado. A pesar de que sus intenciones fueron buenas. El Estado Benefactor plantea la posibilidad de "obtener todo aquello que cubra mis necesidades, y para eso lo único que tengo que hacer, es votar a quien lo promete y esperar que lo proporcione". Obviamente los políticos se dieron cuenta muy rápido que utilizar estos argumentos satisfaría sus intereses de perpetuarse en el poder. El mensaje utilizado por estos políticos se centra en la pobreza y la brecha entre las clases sociales. Propone la necesidad de "repartir la riqueza, redistribución", (hasta que se acaba y hay que pagar la fiesta). En lugar de generar las políticas necesarias para la "creación de riqueza, desarrollo". No habla de responsabilidad, esfuerzo, estudio, trabajo honrado, producción, ni ahorro. Todas las culpas serán de supuestos enemigos internos/externos responsables de todos los males. Argumento que resultará sumamente atractivo, porque traslada la responsabilidad a los demás: Yo por mi condición de víctima no soy responsable. Y como no puedo ser responsable si soy víctima, la responsabilidad no es mía. Esta consecuencia de "desresponsabilización", además de significar que jamás paguen los culpables/responsables, es mucho más maquiavélica. Porque no sólo el "asistencializado" no pagará, ya que es víctima, sino que de paso tampoco lo hará su protector papá/mamá Estado. Es a través de este manipulador discurso que los políticos han logrado instalar un verdadero "sentido de pertenencia ideológica" hacia las políticas "sociopopulistas", que no es otra cosa que "DOMINACIÓN CONSENTIDA". Un sistema de dominación puede ser mantenido, al ser presentado como legítimo; es decir, como un sistema que es justo y digno de apoyo. Esta legitimación se logra a través de ganar adeptos altamente irresponsables e irracionales, a los cuales va dirigido el discurso populista. "En la medida en que cada individuo descansa en el asistencialismo del Estado, abandona su responsabilidad sobre la suerte y el bienestar de sus semejantes". Wilhelm von Humboldt. Mientras no se tenga claro esto, el círculo vicioso del Estado asistencialista continuará afectando no sólo el desarrollo económico de nuestro país, creando cada vez mas corrupción y clientelismo; sino más grave aún, el sentido de responsabilidad, el desarrollo individual y cultural del ciudadano. "En un país como el nuestro, NO existe que un gobierno no pueda reducir la pobreza. Lo que existe son muchos a los que no les interesa. Porque mientras los pobres sigan siendo pobres logran perpetuarse en el poder, regresando una y otra vez, con los mismos ofrecimientos y promesas". Conclusiones: Habiendo dejado claro que el Estado somos todos y que simplemente delegamos la aplicación de normas cediendo una parte de nuestros derechos (teoría de la representación), y que el derecho que cedemos en totalidad es el uso de la fuerza, para que el Estado tenga el monopolio del uso de la fuerza legítima; tanto para mantener el orden y la sana convivencia al interior de su territorio, como para protegernos de ataques (narcotraficantes) extranjeros. Y que eso es lo que caracteriza al Estado. Y que si el Estado no lo hace o no puede hacerlo, si el Estado no sanciona y no cumple en protegernos; antes o después como en la antigüedad, la soberanía vuelve al pueblo y los castigos se aplicarán ya que las personas se encargarán de hacerlo, y espero que a "todos y todas". En Argentina tenemos un Estado delincuencial que lógicamente protege a sus pares, y no sólo a los ladrones de carteras, también a sus colegas. Tenemos que entender que si el Estado no sancionar al que viola la Ley, no sólo lo está premiando, sino que le está proveyendo Impunidad y con eso otorgándole el derecho de seguir robando... en todas las esferas. Debemos comprender de una vez que "la impunidad en casos de corrupción política es -per se- la ruptura del contrato social". Cumplir y hacer cumplir los deberes del Estado es lo que "juran" los funcionarios y además por lo que les pagamos. Entonces, además de las pavadas que dice la demente presidente... Se supone que tenemos un Ministerio de Seguridad, en el cual debe haber un Ministro de Seguridad... ¿Alguien lo ha escuchado alguna vez? ¿Presentó algún plan contra la "criminalidad", al menos ahora, después de 12 "sanciones sociales" a delincuentes? CERO. NADA. Todo esto, Señoras y Señores, desde el punto de vista sociológico, es anomia absoluta y, desde el punto de vista político, es anarquía. Y cuando esto sucede, el poder de hacer JUSTICIA, 'ejercer sanciones a todos y todas', regresa inexorablemente y por derecho propio, a la GENTE. Después de todo: "Si así no lo hiciéreis, Dios y la Patria os lo demanden..." A llorar al campito.

domingo, 13 de abril de 2014

LA PALABRA

clip_image002 Me Queda la Palabra “Si abrí los ojos para ver el rostro puro y terrible de mi patria. Si abrí los labios hasta desgarrármelos, me queda la palabra”. Blas de Otero Obviamente, el título de esta nota se vincula al raro acto, transmitido en cadena nacional, que la señora Presidente protagonizó en Tecnópolis para inaugurar, precisamente, el “Encuentro Federal de la Palabra”. Cuando Pepe Soriano, parafraseando a Neruda, dijo “se llevaron el oro, se llevaron la plata, se llevaron todo, pero nos dejaron las palabras”, se produjo uno de esos momentos mágicos que, cada tanto, la historia nos regala; bastaba con ver la cara desencajada de doña Cristina para saber a quiénes cabía el sayo. El otro episodio curioso, por no decir trágico, fue la distinción del doctorado honoris causa que tanto la viuda cuanto su fallecido marido recibieron de la Universidad Nacional de La Plata, mientras la Facultad de Ciencias de la Comunicación de la misma otorgaba un premio, en principio destinado a honrar la libertad de expresión, a los miembros de la familia imperial. Si bien es cierto que antes habían recibido la misma distinción esos otros campeones del respeto a la prensa libre que son el extinto Hugo Chávez y su homólogo ecuatoriano, el contradictorio Rafael Correa, no deja de llamar la atención que ahora sean premiados los Kirchner, que han recurrido a todas las bajezas imaginables para intentar destruir a los medios independientes, como las que ahora están encarando contra Vicente Massot y La Nueva Provincia. Pero lo más trascendente de lo ocurrido en la semana que pasó fue, claro, el exitoso paro nacional –en la práctica, un verdadero plebiscito desaprovechado por los timoratos opositores, que salieron a despegarse- que motorizaron la CGT Azopardo (Moyano), la CGT Azul y Blanca (Barrionuevo), la CTA (Micheli), UATRE (Venegas) y FAA (Buzzi), organizaciones a las cuales acompañaron las esenciales UTA (Fernández), APTA (Cirielli) y La Fraternidad (Maturano), ya que garantizaron la masividad de la medida. Tal como había supuesto, los afiliados a los gremios comandados por dirigentes cooptados por la Casa Rosada se plegaron masivamente a la huelga. Después de la simpática conferencia de prensa que ofrecieron esos dirigentes, el viernes todos los analistas –algunos, como Carlos Pagni, con excelencia- se ocuparon de desmenuzar motivos, ayudas y consecuencias de la medida, por lo que me siento relevado de hacerlo. Las imágenes que nos brindó la televisión permitieron confirmar una segunda presunción de quien esto escribe: en el futuro, para reprimir la protesta social, el Gobierno sólo contará con la Gendarmería, que no tiene suficientes efectivos para lograr un eficiente control de todo el territorio; las policías no fueron convocadas, como era dable esperar, para disolver los piquetes que la izquierda más combativa organizó para exagerar, con poco éxito cuantitativo, la importancia de su nueva presencia en la escena política nacional. Sin embargo, creo que lo más notorio, y lo más preocupante, es el brete de hierro en el que el Gobierno se ha metido, y con él al país entero, por obra y gracia de la peor y más torpe conducción económica que la Argentina recuerde. Para confirmar estos calificativos basta con tomar nota de la enorme oferta de fondos que recibió Grecia, hasta ayer uno de los países más denostados por los mercados internacionales, que finalmente aceptó “sólo” US$ 3.000 millones a una tasa anual de 4,5%, o sea, la mitad de lo que nos vemos obligados a pagar. Los líderes sindicales, que sufren la presión de esas izquierdas en sus bases, ya que les han arrebatado en muchos casos importantes seccionales y muchas comisiones internas de fábricas, no pueden menos que actuar para evitar la pérdida masiva del poder adquisitivo de los salarios, corroídos por la inflación –el piso de este año será superior al 40%- y por la falta de actualización del impuesto a las ganancias, que llevará a las arcas oficiales gran parte de los aumentos de sueldos que los gremios obtengan. Por supuesto, además, el arco de reclamos incluye a la extensión de los subsidios familiares, la actualización de la asignación universal por hijo, las míseras retribuciones que perciben el 80% de los jubilados, la situación de los trabajadores informales –el 40% de la población-, la negación de la pobreza y la indigencia en los índices oficiales, la indebida retención de $ 22.000 millones de las obras sociales, y la inseguridad, que está al tope de las inquietudes de la ciudadanía. En resumen, los gremialistas se ven obligados a reclamar algo que los empresarios, masivamente golpeados por el estancamiento de la economía, por la caída del consumo interno y por la imposibilidad de exportar con éxito, no pueden otorgar. Sumemos a ello que, desde hace varios años, el empleo se ha mantenido sólo por la contratación de un millón de personas por el Estado, en sus tres niveles; así, ahora el propio Gobierno debe actuar como empleador en una convención paritaria en la que le exigirán, también a él, incrementos que no puede dar, so pena de caer en hiperinflación. Más allá de las perversas alusiones de la señora Presidente a los millones de argentinos que veranean o llenan los restaurantes, resulta claro que la frazada del “modelo” se ha encogido y no permite, a la vez, atender a las dos partes en natural pugna; de allí que resulte fácil predecir que la conflictividad social se incrementará, y mucho, este mismo año; seguramente, estas huelgas generales se reproducirán en el futuro inmediato, y la CGT Balcarce (Caló) y la CTA oficialista (Yasky) verán cómo migran sus afiliados, que sufren las mismas penurias, hacia los gremios opositores o hacia la izquierda combativa. Y ello porque, pese a lo que dijo esperar Camión en la conferencia de prensa, no es razonable pensar que el Gobierno cederá en los reclamos después del paro, porque aparecería como vencido por la medida, algo imposible por sus características tan similares a las del famoso escorpión, que no pudo contrariar su naturaleza y murió ahogado. Dedicaré un párrafo a la monumental sentencia que la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Criminal y Correccional Federal dictó en la causa de los sobornos en el Senado, en la que se encontraba imputado Fernando de la Rúa. En su meduloso análisis, los jueces demostraron que el delito no existió y que, para construir esas acusaciones, el Estado nacional, mediante la actuación de los fiscales y de falsos testigos, inventó pruebas para incriminar, por decisión del kirchnerismo, al ex Presidente y a varios senadores, algunos inclusive del propio partido gobernante. Y merece recordarse porque lo mismo –la inexistencia del crimen- ha sucedido, y sigue pasando, en la enorme mayoría de los juicios a los militares y civiles imputados en las causas de lesa humanidad. He presenciado algunas de las audiencias de esos procesos y he sentido vergüenza, después de 47 años de ejercicio profesional, ante estos pseudo tribunales que degradan y hasta “desaparecen” a la Justicia, manipulando a los testigos, falsificando “hechos”, forzando hipótesis y situaciones y condenando, a veces, porque “deben haber sabido” por el mero hecho de dormir en dependencias castrenses. El martes 15, a las 20:00 hs., en el programa “Un país distinto”, que conduzco y se emite por www.canaltlv1.com, estarán Susana Merlo y Agustín Monteverde, con quienes conversaremos sobre la situación de la economía y del campo. Para terminar, permítame reproducir una frase que no me pertenece: “No linche a los ladrones, deje de votarlos”. Gracias a Dios, aún “me queda la palabra”, especialmente por aquéllos que no la tienen. Bs.As., 13 Abr 14 Enrique Guillermo Avogadro Abogado

sábado, 12 de abril de 2014

QUIÉN GANÓ??

¿QUIÉN GANÓ? Calendar abril 12, 2014 | Posted by Malú Kikuchi Por Malú Kikuchi (13/4/2014) Vamos por partes, total, Argentina ya está descuartizada. Es por un problema de orden en el caos que nos rodea, cuestión de intentar, ojalá lo consiga, entender algo. Aunque sea un poquito. ¡Primer paro nacional! Ya sé que no es el primero, pero casi, y sé que no fue nacional, pero casi. Lo más destacable: un paro peronista a un gobierno que se dice peronista cuando le conviene y ahora le conviene. Más debilitada está Cristina, más necesita del PJ. ¿Pero el PJ necesita a Cristina? Pregunta que sólo un peronista puede contestar. Julio Bárbaro,¡auxilio! El paro, liderado por Moyano, Barrionuevo y Micheli (el sabio Maquiavelo decía que “no siempre el amigo de nuestros amigos, es nuestro amigo; pero siempre el enemigo de nuestros enemigos, es nuestro amigo”. El paro del 10/4 lo confirma. Y no lo armó Magneto, ni la SRA, ni contó con apoyo de la CIA. El paro tenía 8 razones para ser un paro casi nacional. Recuerdo algunas: paritarias libres, subir el mínimo no imponible, el 82% móvil, la inseguridad, el ajuste, la inflación, y algunas otras. Según Aragón (que la pega con todas las encuestas), el 60% de los argentinos no sabía por qué se paraba. Estoy segura que más del 60% quería el paro ¡porque están, estamos HARTOOOOSSSS! ¿Quedó claro? Hasta acá vamos bastante bien. Pero el diablo, perdón, la izquierda metió la cola y decidió hacer piquetes para imposibilitar las entradas a la ciudad de Buenos Aires. Los dueños del paro repudiaron los piquetes. Querían un paro en paz. Lo más increíble es que los apóstoles de los piquetes, o sea el gobierno, también los repudiaron, hasta reprimió el de la Panamericana. iLas cosas que hace la realidad cuando es adversa! De no creer. ¿Qué pasó con eso de “no judicializar la protesta” y “no dejar los principios en la puerta de la Rosada? El hecho es que a pesar de los cortes de la izquierda no queridos por los padres del paro, ni por el gobierno, estos demostraron que siempre los que no se quieren se pueden poner de acuerdo en algo, es cuestión de esforzarse y encontrar un enemigo común. Ninguno quería los cortes. Los del paro para demostrar que el paro era voluntario, el gobierno para permitir que los que querían trabajar pudieran hacerlo. ¡Ojo!, la izquierda crece todos los días. Y como la naturaleza es enemiga del vacío, si la oposición (-no se ría-, escribí “oposición”, de alguna manera hay que llamarla), no se despierta de la siesta y muestra alguna disposición de querer ser gobierno, la izquierda está de pie y viene marchando. El paro fue político, todo paro es político. Este en particular representó una demonstración de fuerza ante el gobierno. Una forma elemental pero contundente de decirle a Cristina, al Chino, a Axel y a alguno más, podemos parar el país y hacerlo en paz. No necesitamos ni choris, ni gaseosas, ni planes que ya escasean. La lucha, se disfrace como se disfrace, con palabras grandielocuentes y objetivos altruistas, siempre es por el poder, desde Aníbal Barca pasando por las Cruzadas. Siempre es el poder. Y el poder es dinero. Ha sido así desde el principio de los tiempos y lo será hasta que el ser humano decida crecer por dentro. Y para eso nos falta mucho. Conclusiones primitivas y subjetivas. El paro fue un éxito rotundo en todo el país. El agua y el aceite se pueden mezclar si enfrentan un enemigo común. Los pedidos que dieron forma al paro no serán ni siquiera discutidos por el gobierno. Cristina necesita llegar al 10/12/2015 en las mejores condiciones posibles y para eso tendrá que seguir tragando el aceite de ricino de las recetas ortodoxas en materia económica. La izquierda sigue avanzando, dando a su vez muestras de un poder que crece sin que nadie se anime a detenerla. Por lo menos no se avizora en el horizonte al que sea capaz de hacerlo. El gobierno sale debilitado. Por supuesto que no se va a dar por enterado y Cristina nos regalará una vez más con alguna otra “condena” nacional, quizás esta vez con una vedette realizando el baile del caño. Desde Tecnópolis y sin Tinelli. El paro pasó. ¿Quién ganó? El gobierno perdió. Los “gordos”, los de la CGT de Caló, perdieron. La inexistente CTA de Yasky, perdió. Moyano, Barrionuevo y Micheli ganaron (¡juntos! difícil de imaginar), pero no solucionaron nada. La izquierda creció. La inseguridad continúa (mataron a una embarazada más) y la inflación sigue engordando precios. Los jubilados siguen condenados a una paupérrima supervivencia y los despidos seguirán el ritmo de la inflación que traerá más recesión. Puede que suban el mínimo no imponible. Pero la devaluación ya fue y la próxima vendrá y los chicos perdieron un día más de clases y casi nadie trabajó. Por lo tanto, ¿quién ganó? Perdimos todos. Perdió el país.

jueves, 10 de abril de 2014

LA PALABRA......................

La palabra y la barbarie – Por Agustín Laje agus5Por Agustín Laje (*) A dos días del segundo paro nacional contra el Gobierno, y en el marco un clima social enrarecido por los desbordes de inseguridad que han puesto de manifiesto la ausencia del Estado en materia de Seguridad y Justicia, Cristina Kirchner irrumpió nuevamente en nuestros televisores y radios el martes pasado. La una vez más insufrible Cadena Nacional no tenía por objeto comunicar medidas económicas racionales para el control de la inflación frente a la que, en definitiva, reaccionan los trabajadores plegados al paro de hoy. Mucho menos tenía el fin de comunicar un nuevo plan de Seguridad que transmitiera tranquilidad a los atemorizados e indefensos vecinos. Nada de eso. Se trató, simplemente, de la apretura que, con su posada voz de maestra jardinera, Cristina encabezaba de lo que se dio en llamar “Encuentro Federal de la Palabra”, una suerte de “feria del libro” en Tecnópolis. A los adulones de siempre y las marionetas que enrojecen sus manos de tanto aplaudir, se le sumó esta vez una comparsa de “artistas populares” –curioso eufemismo para designar a hacedores de morisquetas de baja estofa– que acompañaron a la presidente con shows de “hip-hop”, “stand-up”, entre otras “expresiones nac&pop”. Semejante circo oficial en el marco de semejante crisis económica y social, contribuye a convencernos una vez más de que el estudio del kirchnerismo está pasando del dominio de los politólogos al campo de los psicólogos sociales. La verdad sobre el rimbombante “Encuentro Federal de la Palabra” colisiona con la alocución inaugural de Cristina Kirchner que, en resumidas cuentas, hizo de la “palabra” y el “diálogo” fuentes de paz y concordia. En efecto, la génesis del mentado “Encuentro Federal de la Palabra”, al contrario, es la discordia, la fragmentación y la vocación para el monólogo que caracteriza al kirchnerismo. Lo cierto es que a mediados del año pasado, el Secretario General de la Presidencia Oscar Parrilli empezó a mantener reuniones con Gustavo Canevaro, titular de la Fundación El Libro. Las intenciones estaban cantadas: el kirchnerismo pretendía apropiarse de la 40º edición de la Feria del Libro que tendría lugar en abril del 2014, mudándola del Predio de La Rural a Tecnópolis y, con ello, no sólo capitalizar políticamente un evento que adquiere mayor significancia todos los años y que la tendrá especialmente en su cuadragésima entrega sino, también, arrebatarle el acontecimiento al Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires y fastidiar a la Sociedad Rural. Pero las maniobras del kirchnerismo no dieron fruto, y los organizadores de la tradicional “Feria del Libro” decidieron mantenerla en La Rural. ¿Los motivos? Fundamentalmente, factores como la inseguridad, el clima (Villa Martelli, donde se encuentra Tecnópolis, suele inundarse en caso de lluvias), dificultades de acceso, y el tamaño de los predios (La Rural tiene más de 45.000 metros cuadrados mientras que Tecnópolis cerca de 10.000), provocaron la negativa rotunda que se le dio al kirchnerismo. De hecho, el 70% de los expositores –según la revista especializada Ferias y Congresos– se manifestó en contra de trasladarse a Tecnópolis. El “Encuentro Federal de la Palabra” es, entonces, fruto de una fallida movida política y reflejo de una sociedad fragmentada por quienes hacen de la palabra un instrumento de discordia social. Con toda la desfachatez que le es connatural, Cristina Kirchner aleccionó durante la apertura del evento en cuestión que “en tiempos que hay quienes quieren volver a la barbarie, tenemos que estar muy fuertes para que sea la palabra y la racionalidad las que primen en nuestra sociedad”. Perdido en la desmemoria colectiva quedó un hecho incontrastable: el kirchnerismo ha sido desde sus orígenes amo y señor de una palabra puesta al servicio de la barbarie; una palabra monopolizada por la prepotencia y la arrogancia que, en virtud del engañoso espejismo de una “democratización mediática”, viene silenciando voces que no se ajustan al monocorde discurso oficial. ¿O acaso ya hemos olvidado la palabra bárbara de Cristina Kirchner defenestrando frente a todo el país por Cadena Nacional al “abuelito amarrete” que se le había ocurrido presentar un amparo frente a la Justicia contra el cepo cambiario porque quería defender su derecho a comprar moneda extranjera para hacerle un regalo al nieto? ¿No recordamos la barbarie que supuso el uso de la palabra por parte de Cristina Kirchner en Harvard, donde ninguneó a distinguidos estudiantes argentinos que osaron hacerle preguntas espontáneas? ¿Y qué hay de aquella vez en que Cristina Kirchner hizo uso de la palabra a través de Cadena Nacional para escarchar –datos de AFIP en mano– al agente inmobiliario que osó en decir que la política cambiaria del gobierno había perjudicado al sector inmobiliario? Cristina Kirchner no percibe sus contradicciones morales sencillamente porque la ética le está vedada. La autocrítica, en efecto, es desconocida por la barbarie. La misma que en la “feria K” de Tecnópolis habló del valor de la palabra “para difundir amor” es la que ha venido haciendo uso de la palabra con pretensiones monopolísticas desde 2007 hasta la fecha para fragmentar a la sociedad. En esta sintonía, Cristina acaba de recibir el “Premio Rodolfo Walsh a la Libertad de Expresión”, brindado por supuesto por la ultrakirchnerista Universidad de La Plata, que ya ha premiado con la misma distinción a otros dictadores del Siglo XXI como Hugo Chávez, Rafael Correa, Evo Morales, y a la apologista del terrorismo internacional Hebe de Bonafini. Mientras el kirchnerismo prosigue con sus habituales payasadas y contrasentidos, el país se para hoy jueves y un cachetazo nos devuelve de las sandeces del “Encuentro Federal de la Palabra” a la realidad de una Argentina que se cae a pedazos junto a un gobierno con final anunciado. (*) Agustín Laje dirige el Centro de Estudios Libertad y Responsabilidad, y es co-autor del libro “Cuando el relato es una FARSA”. Twitter: @agustinlaje

Publicidad

 photo Laura-web_zps5b8a06ee.gif
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Publicidad

 photo Estudio-juridico-puricelli-pinel450x100_zpsdea8ab8a.gif
CCFVLS
+++++
+++++

Enlacenos

****************
****************

Noticias, opinion y actualidad

Entidades - Asociaciones - ONG - Partidos Políticos


Arte - Cultura - Educación - Formación - Historia - Cine – Series

Entretenimiento - Humor - Juegos

Empresas - Servicios - Tecnología - Mujer - Moda – Belleza

Seguidores