Inicio * FAQ * Enlacemonos * Radio Colonia Online * Radio El Mundo Online *


¿Quousque tandem abutere, Cristina Kirchner, patientia nostra? ¿Quam diu etiam furor iste tuus nos eludet? ¿Quem ad finem sese effrenata iactabit audacia?


EL PUEBLO QUIERE SABER: Todos los días se descubren nuevos actos de latrocinio y corrupción del kirchnerismo. ¿Cuánto le costará al país los desmadres del KIRCHNERATO?

domingo, 28 de julio de 2013

MANCHALÁ

MANCHALÁ Y LA DECADENCIA Posted: 28 Jul 2013 05:53 AM PDT Por Mauricio Ortín El Operativo Independencia es, antes que nada, una decisión represora ordenada, planificada y ejecutada desde el principio por un gobierno peronista y finalizada por la dictadura militar. Tuvo lugar durante el mandato de la presidente Isabel Perón cuando se ordenó a las Fuerzas Armadas, a través de un decreto del Poder Ejecutivo, “aniquilar” al Ejército Revolucionario del Pueblo en la selva tucumana. Posteriormente, luego del ataque Montonero a la Guarnición Militar de Formosa, Ítalo Luder, el presidente provisional peronista (Isabel Perón, estaba con licencia médica), también por decreto, extendió la orden de “aniquilamiento” a todas la fuerzas insurrectas en toda la geografía nacional. El Congreso Nacional ratificó la voluntad del presidente y sus ministros peronistas. Todo el arco político argentino (justicialistas, radicales, democristianos, intransigentes, entre otros) se hermanó al unísono en un solo clamor: ¡REPRESIÓN! De allí que resulte por lo menos curioso que el título de “represor” sea utilizado exclusivamente para los militares y/o fuerzas de seguridad y en absoluto a los que los señores políticos que encargaron (ordenaron) el trabajo. “Aniquilar” (tal cual demandan, taxativamente, los decretos peronistas aludidos), según la Real Academia Española, es un verbo que invita a “reducir a la nada” a su objeto directo. La pretensión de confundir el sentido manifiesto de los decretos, asimilando o equiparando “aniquilar” con otras expresiones verbales tales como “contener”, “apaciguar”, “someter”, “arrestar”, “inmovilizar”, “neutralizar”, además de atentar contra el idioma constituye una “agachada” a la verdad. ¿Qué están esperando los señores políticos para hacerse cargo? Desde el 25 de mayo de 1973 hasta el 24 de marzo de 1976, fueron, más que los militares, los principales responsables tanto de la represión como de la forma de reprimir. Fundamentalmente los peronistas, siguiendo por los radicales y, con relación a la cuota de participación en el poder, todos, antes que pedir, deben dar explicaciones. Lean los diarios de sesiones de la época y verán que la verba encendida de diputados y senadores estaba presa de un afán aniquilador. En cambio hoy, con un cinismo fronterizo con la perversión, los herederos político-partidarios de aquellos autores intelectuales del aniquilamiento persiguen, juzgan y condenan a los subordinados que ejercieron sus decisiones con brazo militar. Frente a mil doscientos militares y policías, no hay un solo político preso por crimen de “lesa humanidad” por el “aniquilamiento” de la subversión. Más aún, el despropósito muta en grotesco al observar que los partidos políticos cuyos representantes en los setenta ratificaron el “aniquilamiento” en el Congreso Nacional, hoy enaltecen y reverencian a los que antaño ordenaron aniquilar. ¿Sentimiento de culpa? ¿Por qué si no, aceptan, como normal y hasta deseable, que el ascenso o el retiro de los oficiales de las Fuerzas Armadas sea una atribución de Horacio Verstbisky, Estela de Carlotto o Hebe de Bonafini?¿Qué autoridad civil o moral ostentan estos personajes que no fueron elegidos por nadie? Ser montonero o madre de montonero ¿es acaso ser mejor? Deberían estar pidiendo disculpas y no gozar de las prebendas del Estado. La oposición no lo entiende así y festeja con entusiasmo cualquier disparate de esta gente. Por ejemplo, ¿condena el Operativo Independencia? ¿Persiguen al general Milani porque participó y no porque siente vergüenza de haber sido parte de esa decisión peronista? Milani también consintió demoler el monumento al Combate de Manchalá en Salta. Lo hizo aún consciente de que hay más valor condensado en la uña de un meñique de cualquiera de esos doce soldados salteños que pelearon defendiendo al gobierno peronista, que en toda su triste humanidad. Ningún gobernador, ni intendente (empezando por los de Salta) tuvieron siquiera una palabra para con los que fueron a poner el cuero por ellos en Manchalá. No dan ni vergüenza (como Milani). La oposición, de un extremo al otro, no fue capaz de acercar un mísero comunicado de prensa en contra de la demolición del monumento. La Iglesia y el sindicalismo brillaron por su ausencia. La sociedad en su conjunto, atenta al “pan y circo”, todavía no se enteró. Es que el kirchnerismo no es la decadencia argentina sino su vanguardia. La decadencia, empezando por los políticos, somos todos. NOTA: Las imágenes y negritas no corresponden a la nota original.

No hay comentarios:

Publicidad


Photobucket

Publicidad

 photo Laura-web_zps5b8a06ee.gif

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Publicidad

 photo Estudio-juridico-puricelli-pinel450x100_zpsdea8ab8a.gif
CCFVLS
+++++
+++++

Enlacenos

****************
****************

Noticias, opinion y actualidad

Entidades - Asociaciones - ONG - Partidos Políticos


Arte - Cultura - Educación - Formación - Historia - Cine – Series

Entretenimiento - Humor - Juegos

Empresas - Servicios - Tecnología - Mujer - Moda – Belleza

Seguidores